La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales más comunes en los hombres. Se produce cuando se eyacula antes de entrar en la vagina o pocos segundos después de haberlo hecho. Un 40% de los hombres la padece y más de un 70% han tenido algún episodio de eyaculación precoz a lo largo de su vida.

Es un problema que hace que no podamos disfrutar con naturalidad del sexo y que se produzca una gran frustración en la pareja.

Existen dos tipos de eyaculación precoz:

– Primaria. Es cuando un hombre no ha tenido una relación sexual en la que haya sido capaz de controlar el reflejo eyaculatorio. Se asocia con la masturbación practicada de forma incorrecta, normalmente durante la adolescencia, al tratar de conseguir el orgasmo lo antes posible.

– Secundaria. Se produce cuando un hombre que ha controlado su eyaculación, deja de hacerlo por algún motivo. Puede estar causada por estrés, ansiedad, problemas laborales, inactividad sexual o por tener una pareja que nos excite sexualmente mucho.

En ambos casos, sus causas suelen ser principalmente psicológicas y hacen que el hombre se bloquee y no pueda controlar sus sensaciones. Debido a esa tensión, el glande se excita con mayor rapidez, provocando que la eyaculación se produzca antes de lo normal.

Lo primero que debemos hacer es que nuestra pareja acepte que tiene un problema y que debe acudir a un médico. Nosotras trataremos de animarle en todo momento para que pueda solucionarlo lo antes posible. Algunos hombres tardan un par de semanas en superarlo, pero a otros les puede llevar más tiempo.

Al estar relacionado principalmente con la mente, nuestro chico tendrá que aprender a huir del estrés practicando algún tipo de ejercicio de relajación. Le ayudará a sentirse más relajado y controlará mejor sus emociones. Deberemos crear una ambiente agradable a la hora de practicar sexo con masajes y juegos sexuales para que se encuentre más tranquilo. También tendrá que aprender a gestionar su excitación sexual, para lo cual es bueno que realice algunos ejercicios que le ayuden a fortalecer los músculos genitales con los ejercicios de Kegel.

La clave para superar la eyaculación precoz es la confianza en uno mismo y tener claro que se puede acabar con ella. Gracias a todo este tipo de ejercicios, nuestra pareja irá recuperando su seguridad y su autoestima y conseguirá acabar con este problema.