Hielo y sexo

¿Has probado el hielo en los juegos sexuales? La diferencia entre una vida sexual monótona y aburrida y una variada y divertida, a veces, sólo está en la imaginación. Utilizar objetos comunes para darlo un toque innovador a nuestras relaciones es una de las cosas que cualquiera puede hacer para mejorar nuestra vida sexual. El nivel de erotismo que se puede llevar a conseguir con sólo un cubito de hielo es realmente sorprendente para aquellos que no lo han probado nunca. Vamos a darte alunas interesantes ideas sexuales donde el hielo toma un papel protagonista.

Recorrer el cuerpo de tu pareja con un cubito de hielo en los labios puede ser tremendamente excitante par ambos. Trata de hacerlo todo muy despacio pero con la suficiente intensidad. Comienza haciendo que tus manos contacten con su cuerpo. Acaricia lentamente su cuerpo con tus manos. Cuando veas que el nivel de excitación comienza a subir, pon un hielo en tu boca y, por detrás, ce recorriendo con él su cuello, su nuca y sus pezones. El nivel de excitación de ambos crecerá sobremanera. Si aún te queda hielo lela hasta sus piernas y su sexo, si no es así, sustitúyelo por otro.

Introduce un hielo en tu boca para enfriar tu lengua y tu saliva. una vez que lo has hecho, jura con tu lenta en su sexo. El contraste entre la temperatura cálida de un órgano sexual excitado y tu lengua fría multiplicará el deseo, sin ninguna duda. Puedes continuar el recorrido introduciendo otro hielo en tu boca.

Otra idea excelente y tremendamente excitante es colocar los juguetes sexuales en el congelador , en su defecto, introducirlos en hielo. De nuevo el descenso de temperatura que experimentarán su genitales al usarlos tendrá un efecto altamente excitante para ambos.