Disfunciones sexuales femeninas

Estamos acostumbrados, sobre todo por anuncios que vemos en los medios de comunicación, a pensar que el problema de las disfunciones sexuales sólo afecta a los hombres. Sin embargo, los problemas para disfrutar del sexo plenamente también se dan en mujeres. Estas mujeres, la mayoría de las veces bien por desconocimiento o bien por algún tipo de tabú, no son capaces de comprender y asumir que tienen un problema y sus relaciones sexuales se convierten en poco placenteras o incluso dolorosas. Hoy os contamos cuáles son las disfunciones sexuales femeninas más habituales para que podáis identificarlas y acudir a un especialista en caso de tener alguna de ellas.

– Vaginismo. El vaginismo se produce cuando la mujer, aunque se excite y lubrique correctamente, contrae de forma involuntaria los músculos vaginales haciendo que la penetración sea más difícil y que le provoque molestias e incluso grandes dolores. Sus causas son principalmente psicológicas debido al miedo a la penetración o por haber tenido experiencias sexuales traumáticas. Se recomienda acudir a un especialista.

– Anorgasmia. Esta disfunción consiste en la imposibilidad de conseguir un orgasmo incluso cuando existe un gran placer sexual. Es una de las disfunciones sexuales más comunes y puede darse en cualquier época de la vida de una mujer. Aunque se puede producir debido a cambios hormonales o por tomar ciertos medicamentos, su causa principal es por motivos psicológicos. En cualquiera de los casos, es recomendable acudir a un especialista para su tratamiento.

– Frigidez. En este caso se trata de la ausencia, parcial o total, de deseo y de placer sexual y es, posiblemente, la disfunción sexual de la que más se oye hablar. Sus causas pueden ser tanto físicas como psicológicas por lo que hay que acudir a un especialista que pueda determinar cuál es su causa para aplicarle el tratamiento más adecuado.

– Sequedad vaginal. La falta de una buena lubricación durante la penetración es una de las disfunciones más comunes de las mujeres. Sus causas pueden ser de distinta naturaleza por lo que deberemos acudir a un especialista para que nos aconseje.

– Dispareunia. Esta es una disfunción que provoca picores, ardores e incluso dolor durante la penetración. Se puede producir de forma esporádica o de forma habitual. Sus causas suelen ser físicas, como sequedad vaginal, inflamación de los labios menores, algún tipo de malformación en los genitales o infecciones vaginales. Aunque también se puede producir por causas psicológicas como la depresión o el estrés.