Una de las mejores escenas de sexo de la Historia. Neve Campbell y Denise Richarson en "Juegos salvajes"

El cine convencional está plagado de escenas de sexo. Es cierto que, algunas no está justificadas por el guión y tratan sólo de añadir morbo a la producción. Pero también es cierto que algunas son auténticas joyas que no conviene pasar por alto. De hecho, algunas han pasado a la Historia del cine mundial por su calidad pero, también, por su alto contenido sexual. Para ver buenas escenas de sexo explícito no es necesario recurrir al cine porno. Es posible encontrar buenas escenas de sexo en películas convencionales. Vamos a dar un repaso por algunas de las más importantes.

En el «Color de la noche» hay cuatro minutos que no tiene ningún desperdicio. Sin duda, se trata de una de las escenas de sexo más importantes del cine internacional. La película, del año 1994, es interpretada por Bruce Willis y Jane March no dejó indiferente a nadie. El alto contenido sexual de alguna de sus escenas fue objeto de muchas críticas por un lado y de numerosos reconocimientos por otro.

Si existe un trío de cine completamente memorable es el que protagonizan Matt Dimon, Neve Campbell y Denise Richarson en «Juegos salvajes». Se trata de una de las escenas de sexo más celebradas por el público. El encuentro sexta entre Sam Lombardo, un guapo y joven consejero de instituto, una alumna de familia bien, Denise Richards y su inseparable amiga Neve Campbell protagonizan algunas secuencias dignas  de culto en lo que a escenas sexuales se refiere.

En la película «Mosters ball», Halle Berry protagoniza unas brillantes escenas de sexo junto a Billy Bol Thornton, quien interpreta el papel de Sonny, un joven que no ha hecho caso a la tradición familiar de profesar el odio más absoluto a las personas de raza negra. Tanto es así que se encarga de demostrarlo en cada secuencia sexual en la que encuentra con la preciosa Halle.

En la película del año 2001, «Pecado original», Antonio Banderas se pone las botas con una increíble Angelina Jolie. El malagueño no desperdicia ni un sólo segundo con la preciosa norteamericana, llegando a alcanzar altísimas temperaturas con sus celebradas escenas de sexo.