Tacones y sexo

Resulta muy conocido por todos el hecho de que los tacones pueden resultar muy efectivos cuando de resolver pequeños problemas posturales de la columna vertebral. Incluso, suelen resultar muy útiles para fortalecer la musculatura de piernas y glúteos en aquellas que los usan con frecuencia. Por si tuviésemos pocos argumentos en favor del uso de los tacones, cabe recordar el contoneo de caderas que provocan y la sensualidad con la que se viste el caminar de una mujer que los luce.

Pero los efectos positivos de los tacones no acaban ahí ni mucho menos. resulta que el departamento de sociología aplicada de la prestigiosa universidad de Verona, Italia, ha publicado las conclusiones de un ambicioso estudio que, de un tiempo  esta parte, ha venido realizando. Algunas de ellas son verdaderamente sorprendentes. Por ejemplo, de ellas se desprende que el uso de tacones altos, cuando se usa con regularidad, contribuye de forma eficaz a la mejora de las experiencias en la parcela sexual. Por lo visto, esta situación responde a una cuestión, exclusivamente, física. EL uso de tacones fortalece los músculos relacionados con la pelvis y las piernas, lo que hace que la fuerza mejore sensiblemente y, con ella, la capacidad de la mujer en los movimientos de contracción. El resto, os lo podéis imaginar.

El grupo sujeto a estudio estaba formado por señoritas que usaban tacones de siete centímetros. De esta manera, podemos afirmar que los tacones de esta longitud, siete centímetros, facilitan del desarrollo muscular de la pelvis y contribuyen a unas piernas más fuertes, cosa que, por lo visto, es una cuestión muy importante para que las experiencias sexuales se conviertan en algo mucho más satisfactorio.

Los músculos de la pelvis están íntimamente relacionados con el placer sexual, en el caso de la mujer. Aquellas que no realizan un trabajo específico de fuerza en la pelvis, cuando lean  determinada edad, muy difícilmente serán capaces de mantener una sexualidad satisfactoria. El hecho de usar tacones facilita el trabajo muscular de la zona sin necesidad de tener que dedicar un tiempo diario a ejercitar la pelvis.

Para la mujer, los músculos pélvicos van íntimamente unidos al placer sexual. Las mujeres que no trabajan la zona pélvica, al llegar a una edad difícilmente gozan de una sexualidad satisfactoria. Los zapatos de tacón trabajan esta zona sin que la mujer tenga que dedicar un tiempo específico a ejercitar la pelvis.