Una de las fantasías sexuales más recurrentes es la de tener sexo en el baño. Aunque, por comodidad, resulta más fácil hacerlo en la ducha que en la bañera. Los dos apoyados contra la pared teniendo sexo mientras el agua cae sobre vosotros es una de las experiencias más excitantes. Para conseguir que el sexo en la ducha sea una experiencia inolvidable os vamos a dar algunos consejos.

– Sexo seguro. Esta seguridad no es sólo la que se refiere al uso de anticonceptivos. En la ducha debemos tener mucho cuidado porque podemos sufrir algún desagradable accidente. Hay que evitar jugar con productos cremosos como geles o aceites de masajes ya que, podemos resbalar y cambiar una noche de pasión por una en urgencias. También debemos evitar agarrarnos del mando de la ducha, de las cortinas o apoyarnos en la mampara, ya que, se pueden romper. Es conveniente poner una alfombrilla con ventosas para evitar resbalar.

– Cuidado con los preservativos. El látex y el agua no hacen buena pareja. Un condón puede salirse sin que lo notemos o romperse con el agua. Si se trata de tu pareja habitual podéis utilizar otro método anticonceptivo. En el caso de que se trate de una relación ocasional, trata de evitar el contacto debajo del agua. Utiliza la ducha como calentamiento, pero practicar el sexo fuera de ella.

– Posturas. Evidentemente, las mejores son las posturas de pie. “El abrazo” o “la sorpresa” son las más utilizadas, pero existen muchas más. Podéis meter una pequeña banqueta para que uno de los dos se siente y ampliar el número de posibles posturas.

– Juguetes sexuales. Podéis hacer como los niños y llevaros vuestros juguetes (sexuales) preferidos a la bañera. Aseguraos primero de que puedan ser utilizados en contacto con el agua.

– Masturbación. Cuando te encuentres sola, también puedes tener sexo en la ducha. Deja que el agua resbale por tu cuerpo mientras acaricias tu clítoris. También puedes utilizar los chorros de la ducha para conseguir sensaciones muy excitantes.

Como veis, el sexo en la ducha puede ser una experiencia inolvidable si seguimos estas pequeñas pautas. Ahora sólo es cuestión de que os pongáis a ello y de que lo disfrutéis plenamente.