Falta de deseo sexual

Las causas que provocan que una mujer no tenga deseo sexual pueden ser físicas o psicológicas. En ambos casos hay explicaciones y también algunos cambios que pueden hacerse en la vida diaria, que ayuden a restaurar la cantidad normal de la libido. De hecho, la fatiga, el estrés e, incluso, las alimentación puede contribuir a la falta de apetito sexual. El seso sexual puede desaparecer pero, en muchos casos, se puede volver a recuperar. Conviene no desanimarse, vamos a ver en este este post las principales causas de la falta de deseo y las maneras de combatirlas.

La baja autoestima es mortal para el deseo sexual. La baja autoestima es una de las principales causas de la falta de libido en mujeres, especialmente en aquellas que ya tienen muchos años de relación y están cerca de la menopausia. En estas situaciones, las mujeres a menudo no se sienten tan atractivas porque sienten la falta de juventud. Esto, sin embargo, no debe ser un motivo de tristeza y dejadez. Toda mujer merece sentirse segura, hermosa y feliz. La solución para esto es dedicarse el suficiente tiempo a así misma. Algunas acciones que animan a la autoestima son leer libros, tomar clases clases de natación o de pintura, ir al gimnasio o de excursión, ir al cine o al teatro y airear la cabeza. todas ellas son opciones excelentes para recuperar la autoestima.

La medicación para la depresión es fulminante para acabar con el deseo sexual. Las mujeres que toman medicación para la depresión, a menudo se presentan  falta de deseo sexual. La relación entre los factores tiene una explicación médica. Debido a los cambios que las drogas causan en las zonas vitales del cuerpo, muchas de ellos terminan cambiando el estado de ánimo y el apetito, ya que tienen efectos sobre las glándulas y las áreas del cerebro responsables de sentimientos y sensaciones. Así que si usas cualquier droga controlada para la depresión, habla con tu médico. Seguro que te puede ofrecer alternativas.

La falta de ejercicio es otra de las frecuentes causas que generan la ausencia de deseo sexual. Si  no tienes una rutina que incluya ejercicio hay menos liberación de serotonina, un neurotransmisor responsable de los sentimientos de felicidad, en su cuerpo, lo que hace que te sientas más desanimada. Así que hay que empezar a moverse. Caminar 30 minutos al día será suficiente. La respiración, la circulación sanguínea y también el deseo sexual lo agradecerán. Sentirse bien con tu cuerpo es crucial, ya que las relaciones sexuales son la entrega más íntima y profunda.