Autoplacer

El autoplacer no tiene por qué cesar nunca. El hecho de disfrutar de la propia sexualidad no tiene por qué tener límite. Una persona, mientras es sexualmente activo, tiene la necesidad de expresarse sexualmente y la masturbación es una forma más de hacerlo. Una vez que una persona aprende a masturbares, cosa que hace de forma casi instintiva, se le pueden añadir a la situación todo tipo de añadidos que contribuyan a mejorar aún más la situación. La imaginación, como en cualquier ámbito del sexo, es fundamental para que todo sea más divertido. El autoplacer juega un importante papel a la hora de desarrollarse sexualmente de forma sana y plena.

Entre las mujeres, contrariamente a lo que se pudiera pensar, la masturbación es más apreciada que entre los hombres. Si no existen patologías previas, es bastante difícil que un hombre emprenda un encuentro sexual y no alcance el orgasmo. En cambio, en las mujeres, esto resulta más frecuente. Muchas mujeres no son capaces de alcanzar el orgasmo cuando retozan sexual mente con sus parejas. Casi siempre, la responsabilidad no es de ellas sino de la mala praxis de sus compañeros sexuales pero, en cualquier caso, las perjudicadas son ellas. En cambio, es mucho más difícil que cuando se entregan al autoplacer no al cansen el clímax.

Para que, en el caso de las mujeres, la masturbación en busca del autoplacer no se haga monótona hay multitudes de trucos. En realidad, simplemente se trata de pequeñas variaciones que hacen que la rutina no se imponga. El peor enemigo de sexo, en cualquier caso, siempre es la rutina. Aún en el caso del autoplacer, es mejor no darle tregua a la monotonía.

Por ejemplo, si normalmente te masturbas boca arriba, prueba a hacerlo esta vez boca abajo. Usa tus dedos para tocarte bajo tu vientre o, quizás, frota tu clítoris contra la almohada. Además de ser una buena variación en busca del autoplacer, luego podrá utilizarlo con tu pareja sexual, por ejemplo, masturbándote frotándote contra alguna parte de su cuerpo, seguro que resulta my excitante para ambos.

Busca más variaciones para conseguir el autoplacer. Si, normalmente, lo haces vestida, desnúdate, Si lo haces desnuda, vístete con la ropa más bonita que tengas en tu armario. Si te acuestas para masturbarte, esta vez ponte de pie o sentada par hacerlo. Utiliza objetos con alguna protuberancia. un radiador de la calefacción puede servir, la esquina de la lavadora, especialmente si es mientras centrifuga o el borde de una puerta. Cualquier cosas puede ayudar al autoplacer.