Masaje erótico

El masaje erótico siempre funciona, Para condimentar una relación sexual tenemos que buscar los dispositivos capaces de proporcionar diferentes sensaciones. Habitualmente, cuando tenemos una pareja durante mucho tiempo, llegamos a saber, casi exactamente,  lo que funciona y lo que no en el juego de la seducción. Sin embargo, es posible descubrir nuevos placeres cuando se añaden a la ecuación de algunos elementos sorpresa. Si quiere innovar en los preliminares y obtener las bases para una buena sesión de sexo, has de pensar en los efectos que puede tener en tu relación íntima un masaje erótico. Además de cambiar la rutina, sus estímulos y excitantes, pueden convertirse en una gran fuente de placer. Aprende algunos trucos para impresionar a tu pareja y, así,  renovar el repertorio de propuestas sexuales.

Prepara el entorno antes de un masaje erótico. Antes de empezar, asegúrate de que no serás detenido por nadie. Apaga los teléfonos móviles, descuelga el fijo  y todo lo que pueden echar a perder el estado de ánimo o desviar la atención. Luego, basta con encender algunas velas o iluminarel lugar con sólo una luz de baja intensidad.

El masaje  erótico debe hacerse sobre una superficie más dura que la cama. Así que ¿qué tal si extiendes una manta en el suelo y decoras el entorno con flores o pétalos de rosa para dar un toque aún más sensual al entorno? Otra sugerencia para refinar el ambiente es elegir una banda sonora suave, sin cambios bruscos de ritmo.

Antes de empezar un buen masaje erótico, es necesario saber cuáles son los principales puntos erógenos del cuerpo de tu pareja. Las regiones más sensibles al tacto y capaces de aumentar el deseo cuando se estimulan los párpados, el cuello, la oreja, el cuello, el pecho, la espalda, los órganos sexuales, las nalgas y la cara interna de los muslos.

Comienza el masaje con ambos ya desnudos. Con toques suaves pasa la mano por los ojos cerrados de tu pareja, continúa con la parte posterior de la oreja. Trata de poner una presión moderada sobre las manos y relajar la zona del cuello, como si buscaras deshacer toda la tensión para.  luego, iniciar los movimientos de la estimulación erótica. Dedique unos 10 minutos a esta región. A partir de ahí, escucha tus instintos y las reacciones de tu pareja para continuar.