Sexting

El sexting es una excelente manera de iniciar los juegos previos al sexo. Consiste en el intercambio de mensajes de texto con un alto contenido sexual entre dos personas que, previsiblemente, tendrán un encuentro sexual. Con la tecnología actual es más fácil que nunca  mantener una conversación privada con nuestro amante en la que se puede decir  de todo. El sexting es una gran manera para que los hombres se conecten sexualmente con las mujeres y es también una gran manera para que las mujeres se conecten sexualmente con los hombres. Pero hoy vamos a centrarnos en las cosas que, a través de la tecnología, le pueden decir ellas a sus amante para calentar la situación antes del encuentro. Los hombres son criaturas visuales, por lo tanto, si se dicen las cosas correctas puedes disfrutar toda la noche. Se trata  sólo de pulsar unos pocos botones.

Una de las frases más rotundas es «piensa sobre lo que me harías». Esta frase es un gran punto de partida cuando uno se está introduciendo en el sexting con su amante. Es seductora y sexual sin ser demasiado rebuscada o directa para empezar. Los chicos también necesitan un poco de tiempo para el calentamiento mental. Al igual que una mujer, a un  hombre se le puede sorprender.

Otra frase perfecta para el sexting es  «no puedo esperar para poner mis labios alrededor de tu …». Basta con sustituir los puntos suspensivos por la parte de su cuerpo que más te apetezca. Su imainación se desbordará, con todas seguridad. La referencia mental inmediata a la que llegará cualquier persona que reciba este tipo de mensaje tendrá relación, sin duda, con su aparato genital. Este extremo resulta altamente excitante para cualquiera.

Otra frase muy excitante para excitar en el sexting es «quiero ser mala esta noche». Esta frase hacer pensar en lo traviesa que puede llegar a ser tu amante y permite disfrutar de las más profundas y más oscuras fantasías. Cualquiera que reciba este tipo de mensaje, sin duda, hará subir su propia temperatura sexual y, sobre todo, disparará las expectativas respecto al encuentro sexual. Conviene luego, estar a la altura de las expectativas generadas.