El orgasmo femenino

El error más grande y común, cuando hablamos del orgasmo femenino, es centrarse en el cómo, es decir, en las técnicas a emplear sin prestar la debida atención a la mejor forma de de llegar clímax. En realidad, las estrategias son la clave para liberar el poder de las técnicas sexuales. Es necesario entender que mientras que las técnicas sexuales en sí mismas pueden ser eficaces, la calidad de los orgasmos femeninos se encuentran en gran medida en la estrategia que se utiliza cuando  aplicamos de las técnicas.

En ocasiones, el estado de ánimo propio o el de la pareja de una mujer puede realmente acabar con todas las posibilidades de que ella tuviera un orgasmo. ¿Cómo se abordan los orgasmos de tu pareja? Lógicamente, uno inicia una relación sexual con la intención y el objetivo de que existan, al menos, un orgasmo masculino y un orgasmo femenino. Es este enfoque el que lleva a muchos chicos en una búsqueda inútil de las  técnicas perfectas. Odio tener que decir esto, pero esta es la actitud mental equivocada si realmente quieres facilitar un orgasmo femenino. Suena contradictorio, lo sé. Pero es cierto, y aquí están las causas.

Cuando uno tiene en la cabeza, únicamente, el objetivo de hacer llegar al orgasmo a tu pareja, lo que hace es configur expectativas. Este enfoque creará presión sobre ti y sobre tu pareja. Sin ninguna duda, añadir la presión de la búsqueda irremediable del orgasmo femenino a una situación de tensión sexual genera, generalmente, una cantidad de estrés my importante. A mayor cantidad de estrés, mayores dificultades para llegar al orgasmo van a surgir. Los efectos de la presión pueden ser fatales.

Mantener este tipo de enfoque es altamente negativo para los objetivos que realmente queremos conseguir. Por lo tanto conviene rehacer nuestros planteamientos ante estas situaciones. Si, por el contrario, en lugar de buscar el orgasmo femenino como única vía para hacer llegar a nuestra pareja al éxtasis, nos limitamos a tratar de disfrutar y hacer disfrutar de cada instante, sin dudar, estaremos mucho más cerca del orgasmo de nuestra pareja. Puede resultar paradójico, pero cuanto más obsesionados estemos en la búsqueda del orgasmo, más lejos estamos de él. por el contrario, si nos olvidamos de todo relajándonos lo suficiente y disfrutando de cada instante, todo llegará.