Disfraces eróticos

Los disfraces eróticos son una excelente manera de romper la rutina sexual. Lo hemos escuchado decir en multitud de ocasiones: la rutina mata al deseo. Y es totalmente cierto. Debemos armarnos con nuestras mejores herramientas para hacer que la rutina no se imponga y que el deseo permanezca vivito y coleando. Variar cosas en nuestros encuentros sexuales es un eficaz antídoto contra la rutina. Y, de vez en cuando, siempre sin pasarnos, podemos recurrir a los disfraces eróticos para ponerle un poquito de pimienta y variedad a nuestras relaciones sexuales.

Disfraces eróticos

Disfraces eróticos

Lo cierto es que contemplar a nuestro compañero o compañera sexual con un disfraz erótico es algo muy estimulante. La excitación que experimentamos ante un encuentro sexual puede crecer exponencialmente si los adornamos con aluno de la multitud de disfraces eróticos que tenemos a nuestra disposición en cualquier tienda especializada. Es importante entender que cuando nos referimos a tiendas especializadas nos referimos a especializadas en sexo, no en disfraces. Si vamos a una tienda de disfraces convencional es posible que tengan algún modelito que nos pueda servir, pero lo más probable es que la variedad sea muy escasa. Para no fallar, la mayor variedad de disfraces eróticos se encuentra en las tiendas físicas y online especializadas.

Como en casi cualquier otro ámbito de la convivencia entre dos personas, la comunicación con nuestra pareja debe resultar fundamental para que todo fluya con naturalidad. No dudes en preguntarle cuáles son sus gustos, cuáles son sus fantasía s sexuales. De esta manera los disfraces eróticos elegidos podrán orientarse a sus preferencias y hay pocas cosas tan excitantes como que te ayuden a cumplir tus fantasías sexuales.

Puede darse el caso en el que una persona no se encuentre cómoda con el hecho de disfrazarse para una sesión de sexo. Si esto es así, es mejor desistir de la idea. No hay nada más importante para poder disfrutar del sexo que sentirse cómodo con uno mismo. Forzar situaciones que nos hacen sentir incómodos no es, en absoluto, una buena idea. utiliza sólo los disfraces eróticos si a ti y a tu pareja os parece una idea divertida y os puede ayudar a hacer el sexo más variado.