Medir un pene

¿Sabemos medir un pene correctamente? Todos los hombre hemos pensado en alguna ocasión cuál sería el tamaño de nuestros penes. Aunque lo políticamente correcto entre las mujeres es decir que el tamaño no importa, ellas también han tenido en su cabeza aló relacionado con el tamaño de un pene. Por lo tanto, encontrar a alguien que haya pensado en la longitud de un pene es bastante fácil. En cambio, encontrar a alguien que sepa cómo medir un pene de forma correcta no es tan fácil. Vamos a explicar cómo se ha de hacer.

En primer lugar, es necesario indicar que para medir un pene. Éste debe estar erecto. Por lo tanto, la medición requiere de una excitación previa suficiente como par a provocar la erección. Una vez resulta esta parte, ha de colocarse una regla o una cinta métrica al lado del cuerpo del pene, con apoyo en el vientre, y se toma nota de la distancia desde la base del pene hasta la punta del glande.

Existe otro tipo de sistema para medir un pene, conocida como «bone-press». Para medir con esta técnica se ha de proceder de manera similar pero, en este caso, la regla la debemos utilizar para ejercer una presión fuerte contra el pene. Al contrario que con la técnica convencional, de esta manera no se tiene en cuenta lo que mide la capa de grasa que existe alrededor del cuerpo de pene. Sin esta medida no podremos saber la longitud útil del pene para realizar una estimulación efectiva. Suele ser habitual que, debido precisamente a la capa de grasa, la medición del pene varíe después de perder o ganar peso.

Ha de tenerse en cuenta a la hora de medir un pene que, en una regla convencional, el comienzo no está en los cero milímetros exactamente ya que, por motivos de represilidad, el número cero está algo desplazado. Lo habitual, par corregir este error de medición es sumarle al resultado obtenido entre tres y cinco milímetros más. De tal manera que si, por ejemplo, el resultado medido es de 15 centímetros, se toma una anotación de 15,5 centímetros.

Si en lugar de una herramienta para medir rígida utilizásemos una cinta métrica flexible, el resultado puede resultar distorsionado y no ser representativo de la realidad, sobre todo en los casos de penes curvados, ya sea hacia arriba o hacia abajo. Es obvio que una curva entro dos puntos siempre han de medir más que la recta que une esos dos mismos puntos. Por lo tanto, para comparar las medidas obtenidas de una forma fiable se debe medir, en todo caso, la distancia menor entre el punto de partida en el vientre y la punta del prepucio.