Besar

Besar es una de las cosas que no se enseñan en el colegio y, aunque estamos cansados de ver a las parejas en las películas y en las calles cientos de veces, lo cierto es que siempre nos viene bien una ayuda. Aunque lo que realmente importa es qué sientas de verdad a la hora de besar.

Vamos a dar algunos consejos para que mejores cuando vayas a besar a tu pareja.

Los labios secos no tienen mucha movilidad. Es mejor tenerlos un poco humedecidos, se deslizarán con mayor facilidad y suavidad. Antes de besar humedécete los labios.

Inclina tu cabeza ligeramente hacia un lado permitirá besar con mayor facilidad y no chocará tu nariz contra la suya. Será un beso más profundo. Intenta no coincidir al mismo lado al girar la cabeza.

Mira a los ojos siempre que vayas a besar. Esto es muy importante, una vez que estés cerca de sus labios cierra los ojos y siente.

Besar es una acción para que disfrute la pareja. Abre ligeramente los labios y siente los labios de tu pareja. Siente tu lengua en sus labios, busca su lengua con la tuya. La lengua es un músculo muy sensible, para disfrutar debes ir despacio sentir cada rincón que exploras con tu lengua.

Besar es sentir. Una vez que te sientas cómodo, añade variedad, por ejemplo, recréate en sus labios, tómate tu tiempo en su lengua, explora otras partes de su cuerpo donde acariciar con tus labios o lengua en el cuello, mejillas, lóbulos, etc. Deja que tu pareja te diga donde se siente más cómoda.

No sólo hay una forma de besar. Además, cada persona lo hace de una manera. Lo que hace que sean mejores o peores es la habilidad que tengas para saber leer los mensajes que tu pareja te manda con su cuerpo. Saber interpretar estas señales, suspiros y gemidos son parte importante a la hora de disfrutar. Recuerda que tienes que hacer sentir cómoda a tu pareja. Es una sensación que se debe compartir.

Como casi todo, la práctica con tu pareja hará que mejores. La forma de besar no es diferente. Cuanto más practiques, más cómodo te sentirás.