Hombres

Hay algunos aspectos importantes en el físico de los hombres que más enamoran a las mujeres. Una serie de estadísticas demuestran qué características físicas gustan más a las mujeres. La mayoría de ellas prefieren a los hombres altos, por lo menos más altos que ellas. En cuanto a la musculatura, ellas se definen por hombres normales o algo musculados, en otras palabra aspiran a  tener cerca a alguien con un cuerpo en forma. El cuerpo culturista no es del agrado de la mayoría de las mujeres. Lo que sí prefieren es la apariencia de fortaleza y aspecto atlético.

Prácticamente, la mayoría de las mujeres prefieren los hombres con poco pelo, no les gustan nada los chicos totalmente depilados ni los que parecen ositos. La edad también es un aspecto en el que se fijan las mujeres, buscan la seguridad en  ellos, por eso los prefieren un poco mayores que ellas. El pelo corto también es una preferencia entre las féminas, un muy bajo porcentaje de ellas prefieren el pelo largo en los chicos. El pelo rapado tampoco es muy del agrado de las chicas aunque, a decir verdad, hay muchos chicos a los que les queda bien.

Que a las mujeres les agraden más lo chicos con el pelo corto y, a los hombres, las chicas con melena o el pelo largo es una cuestión  matemática a la vez que estética. Los varones suelen tener la cabeza bastante más grande por lo que llevar el pelo largo puede hacer que nuestra cabeza lo parezca más aún. A su vez las chicas al tener la cabeza más pequeña si llevaran el pelo corto haría que su cabeza pareciera más pequeña todavía y, a la vez, menos atractiva.

La sonrisa del hombre es una de las cosas que más enamora a una mujer. Y, como, no los ojos. Una mirada tierna, sugerente, pícara dice muchas más cosas que un millón de palabras. Atrás quedaron la predilección por el culo, el torso o las espaldas de los hombres. Por lo general a las mujeres le gustan los hombres que se cuidan pero sin ser metrosexuales, que van con las tendencias actuales, que van al gimnasio pero no pasan el día entero allí, que tienen una agradable conversación y, sobre todo, que las hagan sonreír y sentirse bien.