Sexo de pago

¿Eres usuario del sexo de pago o estas interesado en serlo? Sea cual sea tu estado, cuando eliges pagar dinero por sexo tienes que tener en cuenta que no todo vale. No tienes derecho ni obligación a todo. Al principio no sabrás cómo llamarte. Cliente, putero, da igual. Lo que realmente importa es saber lo que quieres, cómo y de qué manera.

Si comienzas a utilizar el sexo de pago tienes que tener claro que, como cualquier usuario en cualquier faceta, contratas un servicio que tiene unas normas y unas condiciones. Lo que debes buscar es el servicio que deseas.

Cuando comiences a practicar sexo de pago debes reflexionar si tiene algún efecto secundario que te pueda afectar con el paso del tiempo. Debes ser capaz de controlar el aspecto económico y de evitar los efectos emocionales que te puede causar. Recuerda que eres libre para decidir. Tu alternativa es tan válida como cualquier otra.

Las profesionales del sexo de pago ofrecen un servicio al usuario como otro cualquiera. Busca la opción que más se adapta a tus necesidades o tus gustos. Hay opciones de todo tipo. Agencias, independientes, clubs, pisos y callejeras. La forma de contacto con cada caso es distinta.

Debes tener claro varios aspectos antes de tener un encuentro con una profesional del sexo de pago:

Se educado desde el primer momento que la veas. Una sonrisa y dos besos de presentación ayudan mucho a despejar los nervios. Concreta los servicios antes de la cita. Ten claro los servicios de sexo de pago que te gustaría disfrutar y díselo en la llamada, evita malentendidos. Sé consciente que a ella le da igual tu físico, no tengas ningún complejo por ello. Ella va a mantener relaciones sexuales  contigo de igual manera

No intentes enamorarla, ella es una profesional del sexo de pago e intenta ser lo más natural posible. Procura ser puntual, la cita comienza en cuanto os presentáis. No bebas alcohol ni tomes drogas horas antes del encuentro. Habla de cosas banales con ella, el tiempo, el tráfico o lo guapa que es. Pacta un precio por los servicios y el tiempo que vas a contratar y deja claro lo que quieres. En la cita no hables de dinero. Recuerda lo más importante, que vas a disfrutar de la experiencia.