tamaño

Existe una amplia oferta de tratamientos y aparatos para alargar el pene, que está directamente relacionada con la creencia de que el tamaño de los genitales influye de manera directa en la satisfacción sexual que se le puede dar a la mujer. Los científicos han descubierto que el tamaño de los genitales es fundamental, por lo menos, para poder explicar la evolución de nuestra especie.

Se puede comprobar de manera clara que el tamaño de los testículos de los hombres, en proporción con el cuerpo, es pequeño. Si realizamos cualquier comparación con nuestros parientes más cercanos, los monos, chimpacés, etc, no quedaríamos en buen lugar. Hasta los actores porno que tanto presumen se avergonzarían.

En las sociedades de primates, las hembras copulan con varios machos durante el periodo de celo. Debido a que los espermatozoides puede sobrevivir durante cuatro días, los espermatozoides de varios tipos luchan por ovular el óvulo. De esta manera, el macho que eyacule mayor cantidad de espermatozoides en la hembra será el que tenga mayores posibilidades de conseguir fecundarla. Debido al pequeño tamaño de los testículos humanos podemos pensar que este tipo de competición no se ha producido en nuestra evolución en los últimos millones de años.

Si observamos un mamífero con los testículos de un tamaño exageradamente grandes, en la mayoría de las ocasiones es debido a que necesita albergar una cantidad mayor de espermatozoides para vencer la carrera hacia el óvulo a los espermatozoides de los rivales.

En cuanto al tamaño, si nos comparamos con otras especies, éstas salen peor paradas. Los gorilas, que pelean por la hembras por la fuerza física y así monopolizan un harem completo, tienen los genitales más pequeños que los hombres pese a su gran cuerpo.

El verdadero misterio está en el pene. El pene del hombre sí es más largo si lo comparamos con los grandes simios. El tamaño y forma se puede explicar pues son perfectas para retirar el semen de otros machos tras eyacular. Puede tratarse de una adaptación anatómica en una época en el que las hembras copulaban con varios hombres en pocas horas o días.

De cualquier manera, aunque se presenten muchas pruebas para explicar el tamaño de los genitales de los hombres, el debate continuará, ya que existe una duda entre los varones: ¿las mujeres los prefieren grandes? En un estudio realizado en Australia, los resultados obtenidos decían que las mujeres los preferían largos. Pero en unos estudios realizados en Estados Unidos, la conclusión extraída fue que cuando pasan de unas dimensiones dejan de ser atractivos para las mujeres. Quizás la virtud esté en el punto medio.