Infidelidad

La infidelidad es uno de los problemas que más daño hacen a las parejas. Si esto es así es, fundamentalmente, debido a que golpea de manera brutal los principios en los que se basa la propia pareja, la confianza. Una vez que estos se tambalean comienza la crisis y está en juego la duración de nuestra relación. Existen algunos consejos para poder superar la infidelidad lo mejor posible.

Hay que tener claro que la infidelidad se puede superar, aunque en el momento de conocerla nos parezca imposible. Hay muchas parejas que incluso salen reforzados de estas situaciones. Es necesario una buena terapia y mucho esfuerzo.

El que sufre la infidelidad puede padecer momentos de pena, desesperación o rabia, y todas estas situaciones en muy pocos días. El engañado sufre un terremoto emocional que es muy complicado de controlar. Lo aconsejable es no tomar decisiones extremas en los primeros momentos sin reflexionar.

La sinceridad en la persona que ha cometido la infidelidad es la clave. Debe contar lo que ha sucedido de una manera veraz, sin engaños ni intentando minimizar la historia para suavizar el error. El engañado merece unas respuestas honestas y sinceras para solventar sus dudas.

De una manera radical se debe cortar la relación con la tercera persona, con la que se ha producido la infidelidad. Es muy normal que esta situación no se produzca ya que puede ser un compañero de trabajo, de estudios o del ámbito más cercano.

Es fundamental que, si queremos intentar salvar la relación, el que ha cometido la infidelidad debe pedir un perdón sincero. Que arregle el daño de la forma que el engañado estime oportuna. En ocasiones, caemos en la tentación de realizar un falso cierre de la crisis. No ha pasado nada, volvamos a la rutina y el tiempo lo tapa todo. Esto no funciona, es necesario resolverlo, el dolor sigue escondido y en algún momento resurgirá.

La separación por un determinado espacio de tiempo puede ser una alternativa, hasta que se aclaren los pensamientos y los sentimientos de la pareja. Es posible que después de este tiempo las parejas entiendan que hay cosas que cambiar en la relación ya que no funcionan bien. También se dan casos en los que la infidelidad es el primer paso para la separación definitiva.