olor

Afirmar que el olor de alguna persona te excita sexualmente suena a algo friki. Evidentemente no estamos hablando de entrar en un autobús a última hora de la tarde en pleno verano y ponerse a 100 por hora con el olor a humanidad que hay. Es importante, e innegable, que el olor corporal antes, durante y después de las relaciones sexuales es fuente de excitación. El sexo es pura química por lo que no hay que negar el papel tan importante que tiene nuestro olfato a la hora de mantener relaciones sexuales con la pareja.

La alemana Ingelore Ebberfeld, en su tesis doctoral, intenta dar respuesta a la función que desempeña el olor en nuestra vida sexual. En el estudio realizado, casi la mitad de los encuestados afirman que fueron estimulados sexualmente por el olor de sus parejas, incluso casi el 10% de los hombres y el 5% de las mujeres recurrieron a ropa usada por sus parejas para usarla y poder excitarse mejor.

El 45% de los participantes prefiere el cuerpo perfumado, el 31% el íntimo, el 26% de los encuestados se decantaron por la sensación olfativa que se aprecia después de haber realizado el acto sexual. Está claro que los olores están muy presentes en la comunicación sexual. Aquí es donde representan un papel fundamental la feromonas. Aunque no podemos percibir su olor, nuestro organismo reacciona incluso es fundamental la influencia que tiene a la hora de  elegir a la pareja.

Otro punto importante en el tema del olor es el de los genitales. Son muy destacables los efectos afrodisiacos que producen a ciertas personas. Existe una leyenda entre Napoleón y Josefina, según la cual éste mandaba cartas a su enamorada para anunciarle que estaba de vuelta de alguna campaña militar y le decía «Josefina, no te laves. Voy».

De cualquier manera, el olor de los genitales produce un efecto totalmente opuesto al que hemos hecho referencia anteriormente. Es cierto que, en alguna ocasión, tanta higiene puede, incluso, llegar a alterar el pH de la vagina, por ejemplo, al usar geles o jabones demasiado irritantes. El hecho de usar estos jabones puede provocar que pasemos por encima alguna infección que se manifiesta, precisamente, por su olor.