Masturbarse

¿Quieres poner a cien a tu pareja? Una fórmula que no falla consiste en masturbarse delante de ella. No hagas caso a la vergüenza, el sentido del ridículo y ese tipo de cosas. Para muchas parejas, masturbase delante del otro es algo excitante para lo que se dan permiso. Como en casi todo, no todas las parejas piensan igual. Hay personas que ven esto como algo imposible y que se niegan en rotundo a hacerlo. Sobre todos las chicas que lo tienen asociado a algo íntimo y hacerlo delante de alguien les hace sentirse el centro de atención y sentirse expuestas.

En cambio, hay personas que tienen mucha seguridad en sí mismas y masturbarse delante de la pareja les hace sentirse deseados o deseadas. De esta manera son capaces de conseguir que su excitación aumente de forma muy considerable. Si eres de las personas que no se atreven a masturbarse descante de tu pareja pero piensas que puedes lograrlo alguna vez, sigue nuestros consejos para llegar a conseguirlo.

Lo primero que debes hacer es comenzar la relación como lo hagas habitualmente, sexo oral, caricias, besos o cualquier otra actividad que te permita poder llegar a un alto grado de excitación. Cerca de tu pareja, comienza a tocarte o pídele a tu pareja  que lo haga poniendo tu mano encima de la suya, de tal manera que, cuando tú estés preparado, poder pedir que la retire. Puedes comenzar con muy poca luz e ir aumentando poco a poco. Un primer paso para masturbarse delante de la pareja puede ser practicar frente al espejo, para poder familiarizarte con el hecho de sentirte observado.

Otra forma para sentirse cómodo es hablar al masturbarse, provocar a la pareja, explicarle que cada vez sube tu excitación, que te gusta que te hagan, contar alguna fantasía o provocar con la conversación. No te avergüences, cuanto más descarada sea la conversación el nivel de excitación aumentará más y la sensación de placer será enorme.

Esta práctica delante de la pareja puede ser un juego de seducción y provocación y, además, nos puede ayudar a conocer los gustos de nuestra pareja a la hora de masturbarse, el ritmo, dónde se toca, la presión, si se introduce dedos, dónde se acaricia y toda una gama de detalles. Siempre que las dos partes estén de acuerdo puede ser una manera eficaz de salir de la rutina.