orgasmos I

Acudes al doctor porque llevas tiempo con dolores de cabeza. Al llegar, cuentas tus problemas y el doctor, en vez de mandarte analgésicos, te aconseja que tengas un par de orgasmos a la semana. Este consejo, además, viene con la siguiente explicación: la liberación de endorfinas que tienen lugar cuando experimentamos los orgasmos facilita en gran medida la eliminación de los dolores de cabeza, gracias a la capacidad de esta hormona que tiene para ello.

Los poderes calmantes que poseen los orgasmos, la relación que tienen con la fertilidad femenina y la capacidad de mejorar nuestra salud cardiovascular, son algunas de las propiedades que se le atribuyen. Vamos a ver qué hay detrás de estas conjeturas, otras muchas y sus efectos sobre la salud física y mental.

Según la Sociedad Española de Cardiología, cuando experimentamos los orgasmos, la tensión arterial disminuye y el cuerpo libera varias hormonas como la adrenalina, endorfina y oxitocina en el caso del sexo femenino. El doctor Ignacio Fernández-Lozano, miembro de la Fundación Española del Corazón, explica que estas sustancias actúan en nuestro organismo como vasodilatadores facilitando una mejor circulación de la sangre y evitando coágulos. Esta mejor circulación permite tener una mejor salud cardiovascular. El prestigioso The American Journal of Cardiology revela que los hombres que mantienen relaciones sexuales dos veces a la semana tienen un 50% menos de posibilidades de sufrir un infarto que los que lo hacen una sola vez al mes.

El estudio realizado por la Universidad de Rutgers en Newar afirma que el dolor y el placer tienen una estrecha relación. El psicólogo Berry Komisaruk asegura que los orgasmos alivian el dolor menstrual y mitigan el dolor de espalda a corto plazo.

Existen estudios que certifican que los orgasmos alejan el cáncer de próstata. Los estudios realizados por el Cancer Epidemiology Center de Melbourne entre hombres, con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, y que se masturban al menos 5 veces a la semana, demuestra que pueden tener menos riesgos de padecer tumores en la próstata. También hay estudios que refutan esta teoría, como el estudio de la Doctora Carmen Yélamos, directora de la Fundación Grupo IMO, que destaca que a día de hoy es imposible establecer una relación entre el número de eyaculaciones y la posibilidad de tener un cáncer de próstata.