sexo oral

El sexo oral es una práctica sexual muy normal que las mujeres subestiman e, incluso, en algunos casos les llega a producir desagrado. Pero, el sexo oral no es mas que una forma de entender la sexualidad y el placer utilizando todos los órganos y los sentidos. Culturalmente, esta práctica ha sido considerada como una práctica desagradable, pero eso solamente ocurre cuando se mira esta práctica sexual desde un punto de vista estricto. Este tipo de estigmatización proviene de distintos sectores y generalmente por las mujeres.

El sexo oral es una práctica sexual donde la boca y los labios estimulan los genitales de la pareja, ya sea hombre o mujer. Este tipo de actividad requiere de una gran habilidad. Que una persona busque dar placer por medio de su boca no la convierte en pervertida o degenerada, más bien la podemos considerar preocupada por conocer su sexualidad y proporcionar a la otra persona una experiencia que no olvidará con facilidad.

Para los hombres, no hay nada mejor que una buena felación. El morbo de la dominación que lo llevará al climax. Estimular el pene con la boca, las manos y la lengua requiere prestar atención y tener cuidado con la zona, ya que es extremadamente delicada, y la persona que vaya a realizar la tarea debe conocerlo para dar placer a su pareja. Pero también, en el caso femenino, al practicar sexo oral a la chica se debe ser cuidadoso, porque puede llegar a resultar incluso molesto si no se realiza con delicadeza. Para evitar este tipo de problemas, nada mejor que la complicidad de la pareja para saber qué es lo que le gusta y cómo.

Como en cualquier otra práctica sexual, existen muchas posturas que favorecen el sexo oral. Prueba y decide cuál te gusta más. Existe la posibilidad que no te guste practicar sexo oral por el gusto del semen, la solución es clara, utilizar el preservativo. La verdad es que en ese momento de excitación tan grande es difícil pensar en otra cosa que no sea en disfrutar del momento. Lo mejor que puedes hacer es disfrutar con seguridad, sin miedos, sólo importándote que tú lo hayas decidido.