momento

Bueno, en realidad cualquier momento del día es bueno para practicar sexo, aunque resualta que hay algunos que parecen mejores que otros para las relaciones sexuales. Sugerimos algunas propuestas que pueden sorprenderte pero que te pueden ayudar para ese momento en el que puedes estar muy liado.

Aunque parezca una contradicción, está demostrado que el sexo es capaz de potenciar el sistema inmunitario. No quiere decir esto que el mejor momento para practicar sexo sea cuando ella está con 40 de fiebre en la cama, pero sí puede ser que el sexo sea una buena forma de preparar la temporada anual de gripes.

El cuerpo humano parece que está diseñado para el sexo mañanero. Es el momento en el que los niveles de testosterona y de energía en general son bastante más altos que en el resto del día. La oxitocina está por las nubes, lo que aumenta la excitación. Cuando nos despertamos el nivel de endorfinas que potencia el buen humor y los ánimos también tienen un alto nivel.

Según un estudio reciente, se ha descubierto que sobre el día 14, una vez iniciado el ciclo menstrual de la mujer, el clítoris es cuando alcanza su mayor dilatación, es decir, cuando se produce la máxima receptividad durante el acto sexual. Vamos que es el momento más fácil para alcanzar un orgasmo. La conclusión del estudio tiene bastante sentido ya que es cuando el cuerpo femenino pide guerra.

El sexo es un buen remedio para calmar los nervios, ya que baja la presión arterial y reduce considerablemente el estrés. Incluso el momento antes de pronunciar un discurso en público puede ser bueno para reducir el nivel de ansiedad y el pánico escénico.

Aprovechar la energía que acumulamos después de hacer ejercicio o correr para practicar sexo es una buena estrategia. En ese momento el flujo de sangre en las zonas genitales aumenta en un 169% aproximadamente, además incrementa la producción corporal de testosterona, la hormona principal para el sexo, lo que provocará que tengamos un mayor deseo sexual después de haber sudado un poco.

Un buen momento puede ser también después de haber hecho una locura, cuando hemos pasado por algo realmente excitante. Es cuando se alcanza el máximo nivel de adrenalina en la sangre y nuestro cuerpo está en el máximo nivel de excitación y responderá de la forma más apasionada.