masturbar

Normalmente, por las experiencias que nos cuentan, la mayoría de las mujeres nos dicen que los hombres a la hora de masturbar tienen una manera muy rápida y brusca de hacerlo. Varias de las cosas que se deben tener en cuenta a la hora de hacerlo son de sentido común. Cosas como tener las manos limpias y que la vagina de la chica esté lubricada de forma adecuada. Si nos preguntamos cómo podemos llegar a este momento sin tocar su clítoris, existen varias maneras y todas pueden resultar muy placenteras. Por ejemplo, tocarlas, besarlas, hacer que sienta tus genitales erectos. Para poder mastubar a nuestra chica y que ella se sienta cómoda debe estar lubricada, es posible que si no lo está se pueda producir dolor. Para evitarlo, si quieres, puedes utilizar algún tipo de lubricante especial.

Al masturbar a tu chica debes ubicar el clítoris, una zona terriblemente sensible y donde cualquier presión fuerte puede causar dolor. Para encontrarlo, debes colocar tus dedos al inicio de los labios externos de la vagina y bajando despacito hacia los menores, presionar levemente la zona con los dedos y, mientras te deslizas, encontrarás una protuberancia pequeñita, eso es el clítoris. El clítoris nunca se debe masajear con fuerza de arriba a abajo resultará muy incomodo para ella.

Al masturbar a tu chica comenzando por el clítoris notarás que ella ha lubricado más de lo normal. Debes conseguir esa lubricación por toda la vagina con tus dedos de forma suave y lentamente. Una vez finalizado, vuelve al clítoris para seguir estimulándolo. Utiliza tu otra mano para acariciar sus senos, su cuello o cualquier parte de su cuerpo que te parezca sexual.

Juega con tus dedos en la cavidad de su tracto uterino, es una sensación muy satisfactoria, una vez que introduzcas tus dedos presiona el clítoris. Con estos dedos dentro y la otra mano estimulando el clítoris, realiza movimientos circulares y con los dedos de dentro acaricia suavemente la pared del tracto uterino, ya que a las mujeres les gusta la presión en esta zona por eso  la obsesión con los penes gruesos. La forma de masturbar a tu chica debe de ser delicada, suave y lenta. Recuerda que debes dedicarle el tiempo oportuno. A la hora de estar con tu chica puedes aprovechar y, con otras partes de tu cuerpo, acariciar todo su cuerpo, sus senos, cuello, boca y piernas.