fantasías

Según un estudio realizado por la Universidad de Granada, las mujeres tienen fantasías sexuales pocas veces en un mes, mientras que los hombres lo hacen con mayor frecuencia y, especialmente, estas fantasías van dirigidas a la práctica sexual en grupos, swinger e, incluso, a la prácticas de orgías multitudinarias.

¿Cuáles son las fantasías sexuales de las mujeres? Aunque, la verdad es que todo depende de la cultura en la que se crezca, los pensamientos sexuales, independientemente del tipo que sean, aportan beneficios para vivir la sexualidad de una forma saludable y vital.

Muchas mujeres tienen fantasías eróticas basadas en historias románticas. El hombre perfectamente vestido, perfumado e impecablemente peinado aparece entre la multitud, las observa, las mira de arriba abajo y las elige entre todas, para terminar la fantasía en una habitación de hotel llena de velas, con un camino de pétalos que nos lleva a la cama, rodeada de frutas variadas y chocolate, donde se oye una música ambiental antes de pasar una noche tremendamente excitante.

Para otras muchas mujeres las fantasías más recurrentes tienen que ver con las máscaras, con la intriga de quién estará detrás de ella. El misterio de practicar sexo con un desconocido, que nos hace pasar una tremenda experiencia sexual, donde disfrutaremos del morbo de lo que no conocemos y no nos esperamos.

Si hay algo que pone de acuerdo a las mujeres, es que, depende de la etapa de la vida en la que se encuentren, las fantasías variarán en intensidad, en las localizaciones y en la cantidad de personajes que aparecerán en ellas. El único inconveniente es que cuando abren los ojos y la cruda realidad no tiene nada que ver con lo imaginado, no tienen más remedio que intentar adaptar lo que han imaginado y hacer compatibles los protagonistas de la vida real con aquellos que las llevan al placer en su imaginación.

Hay que tener claro que las fantasías no siempre se pueden llevar a cabo. Brad Pitt está casado con Angelina Jolie y eso no se puede cambiar. O sí… De cualquier manera, mientras sigamos imaginando, tendremos la libertad para convertir nuestra existencia en los que nosotros deseemos.