pechos

Es bastante evidente que muchos hombres alrededor de todo el mundo observan en los pechos femeninos uno de los mayores atractivos pero ¿a qué se debe esto? Una de las hipótesis que se maneja es la que denominan teoría eco genital y enfoca directamente a que el hombre primitivo se interesaba principalmente por el trasero de la mujer pero, debido a que comenzaron a caminar erguidos y sobre las dos piernas, cambiaron su campo de visibilidad, enfocando directamente a los pechos.

Esta ferviente fijación ha sido motivo de estudios exhaustivos durante bastantes años, pero no se ha logrado llegar a una conclusión clara. Hoy vamos a comentar algunas de las teorías a las que se ha llegado sobre la pregunta. ¿Por qué los pechos de las mujeres son un atractivo evidente para la mayoría de los hombres?

La primera teoría es la teoría eco genital, como hemos dicho anteriormente, y se basa en que los hombres miran a los pechos de las mujeres simplemente porque les quedan a la altura de los ojos.

Otra es la teoría de la oxitocina. La oxitocina es una hormona que tiene un papel importante en la relación que se establece entre el hijo y la madre en el periodo de lactancia. Esta es la explicación que demuestra que los hombres vinculan los pechos con la primera etapa de la vida y encuentran a los pezones como generadores de oxitocina.

La última teoría afirma que los hombres son atraídos por los pechos de las mujeres porque, en épocas pasadas, los senos voluminosos eran una señal inequívoca de poder y de generación constante de alimentos debido a una capacidad mayor para poder amamantar.

De esta manera, el hombre buscaba en los pechos grandes  una forma de ascenso social para, si era capaz de conseguirlo, proporcionar de esta manera un mayor bienestar a su propia familia. Esa es la búsqueda. Determinados estudios relacionados con este asunto afirman también que los hombres de menos estatus socioeconómico tienden a buscar parejas con los pechos grandes para, redundando en la última del las teorías formuladas, buscar la prosperidad económica y social al amparo del eterno símbolo de la prosperidad.