belleza

Aunque parezca broma, hay razones biológicas que confirman que los orgasmos en las mujeres ayudan a que aumente su belleza. Puede ser un comentario al pasar, o una frase que intenta averiguar algo, lo que es cierto es que muchas veces escuchamos esas preguntas: ¿estás como radiante, nos tienes que contar algo? Y eso coincide con una buena noche de pasión o con un revolcón mañanero o, solamente, con una buena temporada de sexo. El asunto es que la relación sexo y belleza que se podía imaginar, existe. Según el especialista Michael Roizen de la clínica de Cleveland, estudioso de los temas asociados a la sexualidad humana, existen aspectos de tu look que mejoran con los orgasmos.

La belleza comenzará por tu cara, las mejillas se sonrojarán de forma natural sin tener que usar el colorete. La piel coge mucho más luminosidad y los labios están más enrojecidos, así que podemos decir adiós al pintalabios. La práctica sexual aumenta el flujo sanguíneo, lo que produce que llegue mayor cantidad de oxigeno a la piel lo que, con el paso del tiempo, es un buen tratamiento antiarrugas. También el sexo es una buena manera para combatir el estrés, lo que ayudará también a poner tersa tu piel cada vez que los orgasmos se incrementen.

Tu pelo lucirá más brillante, ya que con cada orgasmo que tengas el flujo sanguíneo aumentará en todos y cada uno de los folículos pilosos. La práctica continua de sexo hace que aumente la seguridad en ti misma, te sientas querida y deseada. Tu nivel de autoestima aumentará, la belleza entrará en ti y reforzarás tu autoconfianza.

No gastes dinero en el gimnasio, ni será necesario que salgas a correr 50 minutos por el parque, la práctica de sexo regular es uno de los ejercicios cardiovasculares que más placer aporta. Además, te sentirás mucho más relajada, lo que ayudará a que duermas mucho mejor, desaparecerán las ojeras y descansarás mejor. Por si fuera poco, con el orgasmo se liberan endorfinas y oxitocina, lo que aumentará tu belleza y también colaborará para que bajen tus niveles de estrés.