orgasmo femenino

El orgasmo siempre ha estado rodeado de mitos y ha sido motivo de muchas dudas. Hoy vamos a intentar aclarar algunas de las dudas que se plantean acerca de ese momento de clímax: ¿cómo se llega al orgasmo? ¿Para qué sirve? No pierdas detalle de los aspectos que vamos a contar sobre un tema que levanta tanto interés en las relaciones sexuales, sobre todo para el género femenino.

El orgasmo femenino tiene un efecto liberador de toda la tensión acumulada. Desde una visión fisiológica, su función es descongestionar la tensión y, desde su visión más objetiva, es la experiencia directa del placer.

Depende de la mujer y del tipo de relación sexual que mantenga, pero las mujeres necesitan aproximadamente unos veinte minutos para llegar al orgasmo, mientras que los hombres necesitan entre 2 y diez minutos. Pero esto es bastante relativo porque hay mujeres que pueden alcanzarlo en apenas un minuto.

El orgasmo es una sensación que es diferente según la mujer que lo logre. La respuesta orgánica varía según la intensidad, la cantidad, el cansancio o las tensiones previas acumuladas. Cada mujer es un mundo y todo puede variar según su situación en ese momento.

La mujer es capaz de llegar al orgasmo mediante el sexo oral, ya que la penetración vaginal no es el único camino para llegar al clímax. El sexo oral bien combinado con caricias en los pechos, masturbación y otras fantasías hacen posible tener un orgasmo. No debemos asociarlo solamente a la penetración ya que hay muchas formas de disfrutar y llegar al clímax.

Aproximadamente el 35% de la población femenina llega al éxtasis solamente con la penetración, ayudadas de la estimulación directa o indirecta del clítoris. En todo orgasmo femenino actúa la vagina y la zona clitoriana.

Las relaciones sexuales son todo un éxito cuando los dos miembros de la pareja llegan al orgasmo en el mismo momento, pero es una cosa que ni es imprescindible ni necesario. Es muy importante conocer y respetar el ritmo de la pareja y evitar forzar las coincidencias. Intentar buscar la coincidencia en este aspecto puede ser el origen real de este conflicto.