hacer el amor

Existen muchos errores que cometen los hombres al hacer el amor. Cuando quieres practicar sexo con tu pareja debes ser cuidadoso, sensible y cariñoso. A las mujeres les gusta que haya un cortejo inicial, una parte de caricias y no ir a la penetración directamente. Enumeramos algunos de los errores que cometen los hombres y que deben corregir para mejorar a la hora de hacer el amor con su pareja.

Cuando vas a hacer el amor con tu chica, no te saltes los preliminares, el juego previo es una de las cosas que más gustan a las chicas. No debes ir directamente a penetrar a tu chica. Esto acabará con la pasión de tu chica en ese mismo instante y dejará la sensación en ella de que todavía no has madurado.

Hacer el amor con tu chica también es llenarla de caricias. Ya que todo su cuerpo es un instrumento erógeno, acaríciala con delicadeza. No olvides ninguna parte de su cuerpo. Repasa todos los rincones. Todas las zonas erógenas de la chica deben ser recorridas bien con las manos o con los labios o lengua. Lograrás hacerla excitar mucho más de lo que piensas. No te detengas mucho tiempo en una parte, recuerda que a ella le gusta que le acaricies todo el cuerpo. Debes tratar de estimular todo su cuerpo, no te quedes enganchado, por ejemplo, en sus pechos. Acarícialos, bésalos, chúpalos pero continúa por otras partes de su cuerpo. Abdomen, muslos, pies, gluteos, espalda, hombros o cuello son partes que no debes de olvidar repasar.

Morder muy fuerte no es muy sexy a la hora de hacer el amor, puedes causar daño y eso no es placentero. Mordisquea sus zonas erógenas con delicadeza y sin apenas apretar. Evita también dejar marcas en el cuello, es muy incómodo y resultan embarazosas.

Por supuesto, a la hora de hacer el amor con tu chica, tu higiene debe de ser perfecta. Antes de practicar sexo puedas darte una ducha, incluso con ella, lo que hará que se levante aún más la pasión. Si no es posible, una ducha antes de quedar con la chica es imprescindible para mantener relaciones sexuales. Hay zonas del cuerpo masculino que acumulan mucho calor y desprenden un olor poco agradable si no son aseadas correctamente.