posturas

Si lo que quieres es saber cómo enloquecer a un hombre en la cama, lo que recomendamos es que seas una amante intensa, traviesa, juguetona, liberada y muy divertida. Si practicar sexo con tu pareja ya no tiene la misma motivación de antes, si ya no sientes los mismo que en los primeros encuentros íntimos, entonces es que tus expectativas han podido cambiar y necesitarás experimentar un poco más en el campo de la sexualidad. Para hacer enloquecer al hombre en la cama debes tener una excelente comunicación de pareja, de esta manera ambos llegaréis a un acuerdo a la hora de concretar esas fantasías en las cuales váis a participar, incluyendo probar diferentes posturas que os van a ayudar a encender la llama de la pasión y la necesidad de repetir esos encuentros íntimos iniciales tan excitantes. Indicamos una serie de posturas que puede que ayuden a reavivar las ascuas de la pasión.

Una de las posiciones donde haremos enloquecer al hombre es el trapecio. El hombre debe colocarse en la cama sentado con las piernas abiertas, mientras su chica se coloca encima de él de frente, una vez penetrada la chica, ésta debe recostar lentamente su cuerpo hacia atrás, hasta quedar totalmente tumbada. Aquí será él quien lleva totalmente el ritmo.

Otra de las posiciones que da más placer a los hombre es la del arco. Ella tumbada boca arriba con las piernas abiertas y flexionadas, sus manos estarán apoyadas a la altura de la cabeza, mientras él, de rodillas enfrente de su chica, le lleva a cabo una penetración profunda. En esta posición el hombre tiene la posibilidad de acariciar todo el cuerpo de su chica con la boca o con sus manos, desde los senos hasta el clítoris, lo cual puede provocar un mayor nivel de excitación en ella.

La Carretilla es una de las posiciones que más excita a los hombres. El de pie en un lado de la cama y ella en el bode de la cama, con los antebrazos apoyados para que el hombre pueda levantarle las piernas y penetrarla desde atrás. El roce de los genitales de ambos es una sensación muy placentera, aunque se pueden hacer variaciones a esta postura.

Conocer diversas posiciones evita que caigas en la rutina, renueva tus gustos y los de tu pareja.