beso negro

El beso negro es la estrella del sexo oral. No vamos a hablar del género de las personas ni tampoco de su orientación sexual. Conseguir dar o recibir placer a través del sexo oral anal siempre levanta polémicas. Para algunas personas resulta muy poco higiénico, atrevido o, incluso, pervertido, pero para otros individuos, el contacto entre la boca y el ano termina en un orgasmo seguro. Vamos a contar todo lo que debes saber sobre el beso negro.

También lo podemos conocer como “beso colibrí” o “beso polaco”. El beso negro consiste en la estimulación del ano mediante la lengua o los labios provocando así la excitación y el placer erótico y sexual de la pareja.

Entre la comunidad de heterosexuales existe bastante vergüenza para solicitarlo a la pareja, debido a muchos tabúes. Se considera que es una práctica exclusiva de homosexuales. Sin embargo, en realidad esto no es más que un mito pues el científicamente llamado anilingus resulta altamente estimulante para alcarzar el orgasmo tanto los hombres como las mujeres.

Se le llama también “beso colibrí” porque estimula el periné y la lengua se introduce en el ano profundamente, como hace este ave cuando succiona el néctar de las flores. La humedad y la fricción que realiza la boca en las zonas erógenas como el periné o el propio ano resulta tan placentero para las parejas que, finalmente, el beso negro se convierte en una de sus prácticas sexuales favoritas.

La posición del 69, colocando la boca en los genitales de la pareja y la del perrito, donde el chico se pone detrás de la chica para penetrarla, son las posturas más recomendables para practicar el beso negro.

Como cualquier otra práctica de sexo oral, el beso negro también tiene riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual y otro tipo de infecciones, debido a la presencia de muchas bacterias o parásitos alrededor o dentro del ano, si no se toman las medidas de higiene y protección que requieren este tipo de prácticas.

Para prevenir los posibles contagios, lo mejor es practicar el beso negro con una sola pareja y utilizar preservativo o cualquier protección de látex en la zona anal para evitar el contacto directo con la boca. Estas barreras bucales se pueden adquirir en farmacias o tiendas de artículos sexuales.