Los tríos

La verdad es que es un poco delicado proponer hacer tríos a la pareja. Lo primero que debemos hacer es conocer que opina al respecto. Cualquiera que sea su postura, la tuya debe quedar clara, tu pareja debe saber que tu estás a favor de este tipo de actividades sexuales. Después de conocer su opinión sobre los tríos debes realizar la propuestas con condicionales, y finalmente hacer la pregunta definitiva. Si la respuesta es afirmativa, ahora el problema es elegir a la tercera persona.

Ya que elegir a la tercera persona en los tríos es una decisión muy delicada, muchas parejas que se inician en este mundo prefieren llamar a desconocidos. Esto te permite no implicarse emocionalmente y dejar los encuentros sexuales en actividades lúdicas sin ningún tipo de remordimiento ni unión emocional.

Otra parejas, encuentran muy radical meter en la relación a un total desconocido de primeras y les parece muy frío interactuar sexualmente con alguien al que no conocen y deciden practicar los tríos con personas que conocen. Esta es una forma muy peligrosa de actuar, ya que permite que las amistades se involucren emocionalmente en la relación y puede que ocasionen infidelidades.

Después de tomar la decisión de participar en tríos, y de elegir muy bien a la persona, debemos explicarle claramente lo que se espera de ella, lo que no. Debe saber que ella no va a dejar de ser un juguete en la pareja. Debe aceptar su rol en esta actividad para evitar los problemas.

Los tríos más solicitados son los que se practican con dos mujeres y un hombre. Además las mujeres suelen mostrarse más reticentes a los cambios. Aunque también existen ejemplos contrarios, evidentemente. Está comprobado que los hombres se excitan más con el cambio de personas en las relaciones sexuales, por lo que no se cansan de hacer lo mismo a cambio de que se haga con diferentes personas.  También excita mucho al varón ver interactuar a dos mujeres en la cama.

Las mujeres se sienten atraídas por introducir un varón en la relación, y no por ver a los dos hombres teniendo relaciones, sino por implicarse en una relación con otro hombre en presencia de su propia pareja. Estos tipos de tríos se realizan con menos frecuencia, ya que los hombres son menos propensos a implicarse en una relación homosexual o incluso ver a la propia pareja teniendo relaciones sexuales con otro hombre.