sexo anal

Da igual de qué época seas, seguro que alguna vez has oído en algún lado que el sexo anal es cosa de hombres. Otros mitos encubren esta práctica sexual cada vez más utilizada. Sólo las protitutas y los pervertidos practican sexo anal, los hombres gays son los únicos que tienen sexo anal o a las mujeres no les gusta, son algunos de estos mitos.

La práctica y el disfrute del sexo anal no tiene distinciones de sexo, orientación sexual, profesión, edad, clase social e, incluso, religión. Algunas personas o sociedades, o como queramos llamarlas, que se han convertido en guardianes de la moral se han encargado en convertirlo en un tema tabú, perseguirlo y de intentar estigmatizar moralmente a quienes realizan esta práctica sexual. Este tipo de comportamiento se repite, ya intentaron hacerlo con la masturbación, el sexo oral y con la homosexualidad, porque a estas personas que nos guardan la moral, les encanta mandar y vigilar en las alcobas de los demás.

El sexo anal es una práctica tan común como el sexo oral o la masturbación. Incluso, para muchas parejas, resulta mucho más pracentera esta práctica que otras. El sexo anal no es patrimonio de los gays. A pesar de lo que mucha gente cree, solamente la mitad de los hombres gays lo han practicado y menos del 30% lo practican regularmente, según nos explica el Dr. Jack Morin, uno de los expertos en la materia más respetados, en su libro «Anal Pleasure & Health». Autentico pionero y considerado como la biblia de la salud anal. Además, no existen pruebas que demuestren que un grupo social en particular definido por su género y orientación sexual practiquen más sexo anal que cualquier otro.

Tenemos que saber también que cualquier hombre heterosexual al que le guste practicar sexo anal, no esconde una orientación sexual encubierta. A muchos hombres les gusta recibir cualquier tipo de estimulación anal, ya sea con besos, caricias, labios, lenguas o juguetes eróticos.

El sexo anal bien hecho no duele. Desata fantasías y sensaciones muy placenteras pero , aunque produce unos orgasmos increibles, no es capaz de cambiar la orientación sexual de ninguna persona.