sexo a diario

El sexo es una fuente de felicidad continua. Entonces, ¿por que no practicamos sexo a diario? Existen muchas razones por las que debemos practicar sexo a diario. El estrés es el mal de nuestros días. Las prisas, los nervios, etc. Cuando practicamos sexo, nuestro cuerpo produce la hormona que combate el estrés, la archiconocida endorfina, entonces ¿qué nos impide practicar sexo todos los días si con ello evitamos el estrés cotidiano?

Es una manera cómoda, barata, fácil y placentera de hacer ejercicio. Tener sexo a diario nos mantendrá en buena forma. Cuando estas practicando sexo, la frecuencia de la respiración aumenta, lo que significa que te fatigas y quemas calorías. Está demostrado que si practicas sexo durante, al menos, 15 minutos durantes tres días a la semana quemarás unas 7.500 calorías al año, más o menos lo que quemarías si corrieras unos 120 kilómetros.

Según el neuropsícologo del Royal Edinburgh Hospital, David Weeks, practicar sexo a diario rejuvenece hasta 10 años. También mejora la presión sanguínea. Prestigiosos investigadores del New England Research Institute han llegado a la conclusión de que los hombres que practican sexo a diario tienen casi un 50% menos de posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, dato que no se puede extrapolar a las mujeres.

Practicar sexo a diario evita los dolores, salvo el de espalda, y también es muy bueno para evitar las migrañas. La actividad sexual aumenta la hormona de la oxitocina, que es la responsable de la mejora de la confianza de las personas, disipando las dudas en las parejas.

Si eyaculas con frecuencia reduces las posibilidades de desarrolar el cáncer de próstata. Según el estudio que ha realizado un hospital australiano, si eyaculas 21 veces al mes reduces las posibilidades de tener esta enfermedad. Practicando sexo a diario ayudas al buen mantenimiento de la próstata, ya que expulsas el fluido que se almacena en la glándula prostática.

Igual que el ejercicio, el sexo ayuda a conciliar el sueño y a mejorar el periodo de descanso. También ayuda a prevenir la disfunción erectil. Las erecciones permiten que la sangre circule por las venas del pene, lo que mantiene sano el tejido.