pechos femeninos

Los pechos femeninos son algo que llama extremadamente la atención a los hombres. Son admirados, imaginados, deseados, incluso cuando hay suerte tocados. En muchas ocasiones, las mujeres muestran un poquito de los pechos femeninos y los hombres fantasean con lo mínimo que pueden ver. Pero otras veces son las propias mujeres las que nos invitan a entrar y entonces los varones no se creen la suerte que tienen. Los pechos femeninos son un imán para los hombres y las mujeres a veces no son conscientes del poder de atracción que tienen.

En la Universidad Victoria de Wellintong en Nueva Zelanda, un equipo de científicos ha descubierto que practicamente el 50% de los hombres se fijan en los pechos femeninos al conocer a una mujer, y además también los miran durante más tiempo que cualquier otra parte de la anatomía femenina.

Las mujeres saben que sus pechos llaman la atención de los hombres, aunque ellas lo perciban de una forma diferente. Existen varias visiones que muchas veces no coinciden: cómo perciben ellas sus pechos, cómo perciben ellos los pechos femeninos, cómo ellos piensan que ellas los emplean y cómo ellas piensan que les interesan los pechos a ellos.

Aquí es donde realmente está el problema. Sabemos muy poquito sobre los pechos femeninos. Los árboles no nos dejan ver el bosque, o de otra manera, las tetas no nos dejan descubrir a la mujer. Para conocer un poquito más, se ha realizado una encuesta entre má de 700 mujeres y consultado a sexólogas. Conoceras todo lo que debes saber desde las propias propietarias de los pechos. sigue los consejos y obtendrás de una forma sincera lo que cualquier varon anhela, un pasaporte hacia los pechos de la mujer.

Como dijo hace años un humorista, «mirar a un escote es como mirar al sol, no hay que observarlo fijamente porque es bastante arriesgado». Hablarle a una chica a los pechos no es de buena educación. Casi el 40% de las mujeres encuestadas respondieron que cuando veían que los hombres les hablaban mirando los pechos, les miraban fijamente a los ojos, a ver si entendían la indirecta. El 75% de las mujeres contestaron que la fascinación de los hombres por los pechos femeninos no hace daño a nadie. Esto no significa que tengan vía libre para hacer comentarios vulgares sobre los pechos, las mujeres se toman muy en serio estos comentarios vulgares, aunque se rían. «Una cosa es saber que te están mirando los pechos y otra es verbalizarlo. Eso lo convierte en algo realmente desagradable», comenta una de las encuestadas de 34 años.