bolas chinas

Como hemos dicho en anteriores entradas, cualquier mujer sana, adulta y con un suelo pélvico normal puede usar las bolas chinas. Las bolas chinas las pueden utilizar las mujeres antes de que aparezcan los primeros síntomas de cualquier tipo de disfunción y las mujeres que quieran fortalecer la zona pélvica porque vayan a entrar en un grupo de riesgo como planificación de un embarazo, sobrepeso u obesidad, menopausia o estreñimiento crónico.

Las bolas chinas también son recomendas como tratamiento para la incontinencia urinaria producida por sobreesfuerzo, para el fortalecimiento del suelo pélvico después de un parto o para el  tratamiento de algunas disfunciones sexuales aunque, siempre, después de haber consultado a un especialista, .

Existen casos en los que no se pueden usar las bolas chinas como, por ejemplo, durante un embarazo, durante las primeras semanas después de dar a la luz, con cualquier infección vaginal, si notas cualquier dolor al llevarlas puestas, cuando practiques la penetración y durante la menstruación junto con los tampones.

La colocación de las bolas chinas tiene que ser la correcta y debes hacerlo de forma progresiva. Comienza utilizando la bola más grande pero la menos pesada que tengas, continúa con otra igual pero de mayor peso, luego dos bolas y así hasta que agotes las posibilidades que te ofrezca el pack que tengas. Es recomendable que utilices un lubricante con base acuosa, nunca de base de silicona para que la penetración sea más cómoda. Una vez colocadas, solamente tienes que empezar a moverte.

Normalmente, las bolas chinas se suelen llevar entre 10 o 15 minutos diarios al principio, aumentando el tiempo progresivamente hasta llegar a dos o tres horas diarias. Más no es necesario. Por lo general, los músculos del suelo pélvico son bastante agradecidos y, en cuanto empezamos a trabajarlos con cierta continuidad, los beneficios llegan rápidamente siempre que seas constante y practiques unos 15-30 minutos diarios. Si esto ocurre, deberás empezar a notar los beneficios en menos de 30 días.

Si además de llevarlas puestas somos capaces de realizar una rutina de ejercicios de Kegel, aumentaremos la fuerza de nuestros músculos del suelo pélvico. Recuerda que el sobreuso de las bolas chinas no es beneficioso y puede causarte un exceso de tono o hipertonía.