bolas chinas

Lo primero que debemos saber es que las bolas chinas no son un juguete sexual que proporcione placer, al menos un placer sexual directo. A pesar de que desde que se ha publicado la trilogía del Sr. Grey las ventas de bolas chinas se han disparado, de momento podemos asegurar con bastante criterio que no existe ninguna mujer que por el simple hecho de llevarlas sienta placer alguno. Otra cosa diferente es que echándole imaginación y fantasía al tema consiga que de ahí surja la excitación pero placer sexual por llevar puestas unas bolas chinas, no.

Aunque el sector de juguetes sexuales haya encontrado la gallina de los huevos de oro explotando el lado terapéutico de las bolas chinas y algunos nos las quieren vender como la verdadera solución para todos los problemas del suelo pélvico, la verdad es que no es así, ni son la única solución y tampoco son válidas para todo el mundo.

Además, para aquellas mujeres con el suelo pélvico muy debilitado puede ser una situación muy frustrante, incluso puede llevar a la depresión comprobar cómo apenas son capaces de aguantar una bola china durante unos segundos. También debemos hablar de los casos de exceso de tensión de la zona, donde el uso de las bolas chinas está contraindicado o los que se dan en  mujeres que sufren vaginismo y que no podrían ni colocárselas.

Lo que sí se ha demostrado es que el uso de bolas chinas por mujeres adultas y sanas ayuda en gran medida a mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico aumentando la circulación de la sangre en la zona así como la lubricación de la vagina, lo cual mejora, considerablemente, la calidad de las relaciones sexuales. Es necesario saber que un suelo pélvico tonificado y fortalecido ayudará a evitar incontinencias urinarias y a recuperar la sensibilidad sexual que se haya perdido tras un largo parto o una episiotomía.

Cada mujer es un mundo y cada problema es diferente. Sus causas y los tratamientos difieren unos de otros, por eso es importante que antes de utilizar las bolas chinas vayas a un especialista y confíes en su diagnóstico.