cine

De una forma habitual se presentaba el voyeurismo en el cine de la época. Películas como «Terciopelo Azul», donde además del sadomasoquismo aparecían varios desnudos gratuitos. Este mismo año se presentaba en todas las salas de cine «9 semanas y media», la producción que más provocaba desde que se estrenó «El último tango en París». Esta cinta también contó con dos montajes. En Europa se exhibió el más atrevido, un montaje con escenas más gráficas y provocativas.

Un coito incestuoso, una violación o una relación extra matrimonial en películas como «El corazón de ángel», «Acusados»o «Atracción fatal» seguían apareciendo en el cine de la época. A finales de los 80 se mostraban películas como «Maniquí», donde alguien era capaz de enamorarse de un maniquí, o «Nekromantik», donde se trataba el tema de la necrofilia.

En los años 90 se creó la calificación por edades NC-17, que prohibía la entrada a menores de 17. En 1996 se subió el tope de edad poniéndolo en 18. De esta nueva calificación se benefició la película «Hery & June», que aún sigue siendo la segunda película que más ha recaudado en el cine. Es evidente que de ese año la película que más recordamos es «Pretty Woman», la historia de amor de una prostituta con un hombre millonario, pero los progresos que se lograron con «Henry & June» son incomparables.

Si continuamos avanzando, podemos observar cómo el atrevimiento en películas como «Teniente Corrupto» o «Herida» va decayendo si la comparamos con «Instinto básico» o «El color de la noche», donde el mismísimo Bruce Willis nos mostró su miembro viril, algo prácticamente imposible a día de hoy en cualquier producción de cine comercial.

El público pronto perdió el interés y películas como «Showgirls» que aún sigue siendo la película más taquillera en el cine y que, en Estados Unidos, supuso el fin de una tendencia. El sexo quedaba de nuevo reservado para títulos menores. Sin embargo, esto no consiguió que algunos autores no se interesaran por el tema. David Cronenber con «Crash» dio muestras de ello, aunque recibió algunas críticas. Ese mismo año también se estrenó «Kissed» cinta que trataba el tema de la necrofilia pero de forma más moderada que «Nekromantik». También tuvieron que recortar unos minutos para evitar la calificación de NC-17.