cine

El cine convencional comenzó a mostrar bastante interés por el mundo de la pornografía con películas como «El escándalo de Larry Flynt», donde explicaban la vida del creador de la revista Hustler. Además, aparecían por las salas de cine comedias donde se trataban temas bastante polémicos hasta esa fecha como «Full Monty», donde los obreros intentaban hacerse strippers o «In & Out», donde el protagonista se entera de su homosexualidad de repente. Sin embargo, las comedias juveniles estilo «American Pie» aglutinaron todo este mercado.

A finales de los 90, por ejemplo, en 1999, películas como «Eyes Wide Shut», la más conocida por el público en general, acercó a todos al mundo de las orgías. Se trata de la primera película donde se utilizó sexo real en la pantalla. Algo que también utilizó «Romance», donde se pudo ver por vez primera un pene erecto. El cine de la década pasada estuvo marcado por querer alternar pequeñas polémicas como una violación en «Irreversible» o la contundencia salvaje de «Fóllame».

En 2005, la película «Brokeback Mountain» termina por afianzar la homosexualidad como un tema que se puede tratar para llegar a todos los amantes del cine. «Philadelphia» fue la que se encargó de abrir el camino en 1993, aunque se trató de una manera mucho más suave.

El cine independiente ya había mostrado que podía mostrar en la pantalla cualquier cosa relacionada con el sexo, aunque sigan surgiendo polémicas como con «A Serbian Film». Por otro lado, Hollywood ha ido perdiendo muchas de las libertades obtenidas e, incluso, un pequeño cartel puede ser el objeto de la más agria polémica por mostrar más piel de la cuenta. La única manera que tienen para ver este tipo de escenas sigue siendo los canales televisivos de pago, aunque sigan recibiendo quejas al respecto.

«La vida de Adele» ha sido la que ha demostrado que el cine también puede enseñar todo lo necesario para mostrar un encuentro entre dos lesbianas, aunque fue algo que tuvo muchos comentarios en el momento de su estreno. También lo fue «Nymphomaniac» por su explícito montaje.

Un largo camino recorrido por el cine para dejar a un lado la doble moral de Hollywood. Violencia, toda  la que quieras, pero desnudos y sexo, mejor no. Muchos avances pero seguro que todavía habrá algo que nos sorprenda. Por ejemplo, «Cincuenta sombras de Grey» no se ha podido estrenar en Malasia.