cine

La relación que existe entre el sexo y el cine siempre ha estado rodeada de muchas polémicas que podemos considerar más o menos absurdas, ya que muchos directores utilizan el sexo como mero reclamo para atraer la atención del público. Pero no debemos negar que en la Meca del cine, Hollywood, han demostrado ser unos enormes mojigatos cuando una película con cierta ambición comercial ha enseñado más de lo deseado. El estreno de la trilogía de «Cincuentas Sobras de Grey», ha vuelto a poner el tema sexual en plena actualidad.

Sin embargo, podemos ver cómo ha evolucionado el sexo en el cine de manera constante, pese a los obstáculos que ha tenido que sortear  por el camino. Comenzamos el repaso desde el nacimiento del séptimo arte.

El primer beso, en «The Kiss», fue el comienzo de todo lo que vendría después, a lo largo de los más de cien años de Historia que ya tiene el cine. Los avances fueron bastantes tímidos durante el cine mudo ya que, debido a la moralidad de la época, cualquier polémica estallaba a la mínima. Podemos destacar que la carrera del director Erich Von Stroheim quedó arruinada para siempre después de rodar «La reina Kelly» en un auténtico burdel.

El código Hays, un sistema de auto censura que limitó la libertad en Hollywood a la hora de mostrar bastantes cosas, entre ellas el sexo en el cine. Pues antes de que entrara en vigor este código, el director Mae West se aprovechó de su debilidad para convertirse en toda una referencia en el aspecto sexual durante los primeros años de la década de los 30, gracias a varios títulos como «Lady Lou, Nacida para pecar» o «No soy ningún ángel».

Las restricciones propias del código Hays provocaron el declive de su carrera, llegando a ser algo venenoso para la taquilla, algo realmente sorprendente si tenemos en cuenta que «Lady Lou. Nacida para pecar» había salvado a la Paramount de la bancarrota. Los auténticos expertos en cine seguro que aún recuerdan la famosa frase, «¿llevas una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?»