cine

Y llegamos a los primeros años 70 en el cine, el atrevimiento que mostró Bernardo Bertolucci con «El último tango en París» convirtió la película en un fenómeno mundial que el cine mainstream pocas veces se ha atrevido a igualar, pero este éxito también estuvo salpicado de polémica, ya que en Italia se llegó a confiscar la cinta por su contenido pornográfico y el propio Bertolucci fue acusado por delitos obscenos. En 1976 se ordenó la destrucción de todas y cada una de las copias y se tuvo que esperar a 1987 para poder volver la película en las salas.

En Canadá se produjo un debate nacional sobre el derecho a la censura en el cine, la victoria se produjo por un sólo voto de diferencia. También la cinta fue censurada en Chile o Portugal, mientras que en nuestro país fue uno de los títulos que más interés despertó en aquellos que viajaban a lugares como Perpignan a ver películas que tardarían un tiempo en exhibirse en España. todo esto por la famosa escena donde Marlon Brandon usaba mantequilla a modo de lubricante.

En 1972 se estrenó «Garganta Profunda», despertando la popularidad del cine porno al tratarse de la primera producción de estas características donde se incluía argumento entre los personajes. El éxito de esta cinta trajo a primera línea este tipo de cine durante un breve espacio de tiempo, no sin dificultad, ya que se produjo una prohibición sobre ella en muchos sitios.

Se produjo un coqueteo en 1973 de Hollywood con el cine pornográfico con la película «Forced Entry», donde un ex convicto se dedicaba a violar y matar chicas al azar, se produjo un remake convencional donde no todo el mundo podía acceder a las salas a ver la proyección.

Sin embargo, fue «Emmanuelle» la que mejor se aprovechó de la popularidad del cine adulto con una aproximación bastante más suave, alcanzando un éxito sin precedentes en Francia, aún sigue siendo una de las películas más exitosa del país.

La actriz protagonista Sylvia Kristel, se convirtió en una estrella de cine mundial y la película se convirtió en una lucrativa saga en la que se aumentaba cinta a cinta el contenido sexual.