masturbación

Varios son los beneficios que conocemos de la masturbación como el bienestar y relax físico que proporciona, el conocimiento de la propia sexualidad, la mejora de la tonificación del suelo pélvico y el aumento de la autoestima. Pero para realizar esta masturbación es necesario contar con cierta intimidad. Muchas mujeres, desde que viven en pareja y comparten habitación, comentan que han descendido sus momentos de intimidad de manera considerable. Si antes practicaban la masturbación antes de irse a dormir, para dormir relajadas o tener un buen rato de placer, ahora esto no es posible porque comparten las sábanas con alguien. Esta situación ocurre con las parejas que se van a dormir a la misma hora o con las que comparten muchas horas en casa.

Para muchas chicas, saber que al lado está otra persona supone una dificultad añadida para relajarse, ya que piensan que les van a interrumpir o les van a oír. Otras creen que, si ya tienen pareja la masturbación, ya no tiene sentido que sería, como una infidelidad. Algunas chicas piensan que si estás bien con tu pareja, no existe la necesidad de masturbarse.

Pues realmente todo esto no es siempre así, ya que disfrutar en los ratos libres de la masturbación proporciona unos placeres distintos al sexo con la pareja. Puedes fantasear todo lo que quieras y sólo tienes que estar pendiente de tu propio placer. Por ese motivo, es perfectamente lícito que una mujer quiera disfrutar de su cuerpo, como puede hacerlo un hombre. Dejar de masturbarse por la falta de espacio o tiempo puede suponer un gran cambio en la sexualidad. Lo que sabemos es que existen dificultades a la hora de la masturbación si vivimos en pareja.

Cuando esto sucede, quizás sea buena idea incorporar la masturbación en otros momentos a los que no estabas acostumbrada, a media tarde o de buena mañana pueden ser buenos nuevos momentos. Otra forma de realizarlo es programando en qué momento te vas a masturbar, igual que programamos ir al gimnasio. Esto puede ser una buena idea. Si tu pareja está de viaje aprovecha el momento, puedes utilizar algún juguete erótico. Recuerda qué es lo que más te gusta de masturbarte y lo que te aporta. Es una forma de no dejar de hacerlo.