orgasmo

El orgasmo,  también llamado clímax, es ese momento que culmina el placer sexual. En los momentos previos al orgasmo, sube la concentración de la sangre en la zona de los genitales hasta el máximo y, durante el clímax, se dan contracciones de los músculos de la zona donde se descarga la tensión sexual. Después de llegar al clímax se produce una relajación de la zona genital y paulatinamente en todo el cuerpo. En el caso del hombre, se realiza la eyaculación cuando está llegando al orgasmo.

Además de las reacciones que tiene el cuerpo, el orgasmo se hace notar porque produce una sensación de placer. Otras culturas dividen los orgasmos en niveles que llegan hasta un estado de éxtasis que dura un largo periodo de tiempo y puede ser alcanzado por algunas prácticas sexuales y de meditación.

Según algunos especialistas, llegar al orgasmo es una de las mejores sensaciones que el ser humano puede llegar a disfrutar, debido al gran placer que genera. Además, y de esto no cabe ya ninguna duda, te proporciona algunas cualidades que benefician la salud. El orgasmo mejora el flujo sanguíneo. El clímax aumenta el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria y la circulación sanguínea, lo que proporciona que llegue más oxígeno a las células del organismo.

El orgasmo levanta el ánimo, ya que libera endorfinas, dopamina y oxitocina, que son las hormonas que aumentan la felicidad y disminuyen la presión. Además, la liberación de endorfinas te produce una sensación de sedación natural, ya que provoca el descanso y elimina totalmente el insomnio. El cerebro se alimenta del oxígeno que se genera durante la relación sexual. También el orgasmo puede actuar como un analgésico natural, ya que alivia los dolores de cabeza y los menstruales. Otros estudios demuestran que las mujeres pueden aguantar el dolor hasta en un 110% más, después de haber estimulado su punto G. La liberación de endorfinas desconecta las terminaciones nerviosas por unos instantes.

El orgasmo es el punto más alto de la relación sexual, por ellos, gozar de una relación sexual plena, refleja una mejora en la autoestima y confianza, lo que reforzará la mejora de tu salud emocional.