orgasmo

Existe una teoría griega que habla sobre el orgasmo, haciendo referencia a que todas las personas que son capaces de alcanzarlo son consideradas como personas con una vida sexual plena. El orgasmo es el resultado cumbre del clímax en una relación sexual, produciendo una sensación de liberación repentina y placentera, luego de un punto casi irrefrenable tras la tensión sexual que se va acumulando y guardando desde que da comienzo la excitación. El inicio de esta excitación, cuando la sangre acude al pene o al clítoris, y a las zonas más próximas del plexo nervioso perineal, donde se produce una gran excitación pélvico-peritoneal del abdomen inferior.

Muchos expertos indican que es el fenómeno final de la estimulación continua de un reflejo nervioso de la médula espinal, que produce una sensación de relajación placentera por la excitación particular de un tipo de neuronas especializadas que se llaman espinotalámicas, situadas en la zona lumbar, una zona con muchas terminaciones nerviosas.

El final del orgasmo en el varón da lugar a la eyaculación o fase expulsora de semen. Una vez comienza la eyaculación, el cerebro no envía señales específicas a las glándulas seminales ni al pene para que el semen sea expulsado, sino que éste es el producto de una respuesta refleja de esos plexos. Entonces se produce una explosión placentera que, una vez comienza, produce un intenso placer. Mientras sucede el orgasmo, las paredes del útero y la vagina comienzan a contraerse, apretando el pene y transmitiendo un gran placer, al vez de un fuerte cosquilleo y de una explosión placentera.

William Master y la trabajadora social Virginia Johnson diferenciaron 4 fases de contestación a la estimulación sexual del ser humano: excitación, meseta, orgasmo y resolución. El orgasmo en sí es el fin más profundo que mujeres y hombres anhelan desde que se convierten en seres sexualmente activos. El orgasmo consiste en una liberación física que sucede al aumentar la tensión muscular, la congestión sanguínea en la zona pélvica y de la sensación corporal de excitación con percepción subjetiva del clímax. Después del orgasmo, al hombre y la mujer les invade una sensación de placer, afecto mutuo, sensación agradable de cansancio y somnolencia que los lleva a quedarse dormidos después de practicar sexo.