sexo por la mañana

Siempre insistimos, aunque no sabemos porqué, en que el sexo tiene que ser por la noche, después de una cenita romántica, luz tenue y algo de música sensual. Todos estos preparativos están muy bien, pero no debemos limitar nuestras experiencias sexuales sólo a eso. La clave para mantener la chispa de la pasión con la pareja es variar y sorprenderla. Practicar sexo por la mañana es un gran ejemplo, el sexo por la mañana es un placer al que muchas parejas no prestan mucha atención. No sólo es beneficioso para disfrutar con la pareja del placer sexual sino que, además, es muy recomendable para la salud.

Según un estudio que la Queen`s University de Belfast publicó en 2008, el sexo por la mañana tiene varios beneficios para la salud. Uno de estos beneficios es que es capaz de generar anticuerpos que se encargan de la función inmunológica del organismo y son capaces de protegernos frente a microorganismos patógenos.

A muchas parejas les gusta hacer el amor con las luces apagadas o con la luz muy baja pero lo bueno es verse a plena luz del día. El sexo por la mañana ayuda a tocar mejor a tu pareja, aumentar la confianza hacia la otra persona y eliminar los complejos, pues la pareja observará que te quiere y te desea tal cual eres.

El sexo por la mañana hace que comiences el día con mejor sentido del humor, con mayor energía. Llegar al orgasmo hace que aumenten los niveles de estrógenos y hormonas, lo que es directamente proporcional con el brillo y la suavidad de tu piel y del pelo.

Cuando practicas sexo por la mañana estas totalmente descasado o descansada, no como cuando lo haces por la noche que has acumulado el cansancio de todo el día. Por la mañana, los niveles de estrés son mucho más bajos, por lo que nos permite concentrarnos mejor en lo que estamos haciendo y disfrutarlo mucho más. Muchas veces los sueños que tenemos por las noches nos predisponen al sexo. Por eso, practicar el sexo por la mañana nos hace que despertemos nuestras fantasías soñadas por la noche y con la libido por las nubes.