masturbación

Existen muchas teorías acerca de los gustos de los hombres en la cama, pero una cosa está clara: la masturbación está siempre a la cabeza de las técnicas sexuales más deseadas. Si en alguna ocasión te has preguntado cómo masturbar a un chico para que goce como nunca, te lo vamos a poner fácil. Conseguir que tu chico termine manualmente parece un trabajo sencillo pero, si lo que realmente quieres es hacérselo bien, te vamos a presentar una serie de consejos que, aunque puedan parecer mecánicos, en la práctica verás como alcanzas el éxito. Te convertirás en una experta en masturbación.

El kamasutra nos ayuda mucho en cuanto a técnicas para la masturbación se refiere. Sin embargo una buena postura marcará la diferencia entre un mal trabajo y una experiencia que lleve a tu chico al éxtasis. Prueba varias posiciones y, posteriormente, pregúntale cual le ha gustado más. Debes saber si al él le gusta más de pie o sentado. No tengas miedo en probar distintas variantes.

Lo mejor de la masturbación es la sensación de dominio que tienes sobre tu chico. Tú eres la parte activa, tú decides qué es lo que va a ocurrir y cómo va a ocurrir. Otra posturas que puedes probar es empezar agarrándole por atrás. De esta forma dejarás volar su imaginación y fantasías. Lo bueno de la masturbación es que se puede llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Por eso, es la técnica perfecta para las situaciones que necesitan una respuesta rápida.

Una buena masturbación se puede dar cuando nos encontramos en la ducha. Coge a tu chico por detrás, con un poco de espuma en las manos, comienza el masaje acariciándole los muslos y, luego, despacio, deslizándote por las nalgas y caderas hasta llegar al pene. En ese momento, deja que suba la temperatura. La espontaneidad es algo muy sexy, así que no te de miedo de sorprender a tu pareja siempre que lo desees.

Ya estás en posición, es el momento de comenzar la masturbación, pero, ¿cómo cogemos el pene? No es necesario utilizar los cinco dedos, utiliza tres dedos para coger la parte de arriba del pene y los otros dos para los testículos. De esta forma, tu pareja notará más contacto contigo. Recuerda que en las prácticas sexuales no todo se centra, únicamente, en el pene.