citas a ciegas

El tema de las citas a ciegas es recurrente cuando estamos hablando del uso de internet. Pero lo cierto es que desde hace muchos años que las citas a ciegas se vienen produciendo. Durante muchos años, algunos matrimonios eran de conveniencia. Cuando esto sucedía, las parejas solían establecerse por las familias y siguiendo diferentes intereses particulares. De esta forma, los contrayentes en muchas ocasiones no se conocían sino hasta que estaban muy próximos a casarse. Sería gracioso saber qué pensarían hoy día esas mismas parejas.

Las citas a ciegas tienen ventajas y desventajas. Resulta muy curioso que, hoy en día, el número de divorcios y separaciones sea muy elevado, teniendo en cuenta que la mayoría de las personas pueden elegir a su pareja. En el pasado y aún en algunas culturas, las familias se encargaban de arreglar los matrimonios y no existía la opción de elegir pareja o separarse.

Hay personas que jamás estarían dispuestas a acudir a citas a ciegas para enconrar pareja, bien por vergüenza o por el miedo a no saber con quién se van a encontrar. La relación con la pareja determina en gran medida la felicidad de la persona. Sin embargo, los humanos, si comprobamos los números de las separaciones y divorcios, no somos muy hábiles para realizar esta elección. Para elegir la pareja no nos seguimos por un razonamiento lógico, sino que nos dejamos llevar por unas motivaciones y fuerzas incoscientes. Lo que es evidente es que ni la misma persona tiene claro muchas veces por qué eligió a su pareja.

Sin embargo, en el mundo en el que vivimos, en la era de la comunicación y de las redes sociales, resulta muy común que existan un gran número de citas a ciegas. Internet nos permite intercambiar fotos o, incluso, vídeos. Esta tecnología se utiliza a diario para establecer relaciones entre personas. De todas formas, la prueba definitiva, casi siempre, está en el encuentro presencial.

¿Qué expectativas tienes en las citas a ciegas? ¿Has sufrido algún chasco en alguna de ellas o eres de los que no te atreves a acudir a ellas y prefieres conocer gente de la manera más habitual? Recuerda que, de una manera u otra, la elección de pareja se debe a motivaciones que nadie se ha atrevido a resolver.