Tigresas blancas

El mundo de las filosofías que contemplan el sexo como algo más que un sistema de reproducción o de disfrute está lleno de maravillosas teorías y fascinantes personajes. Si tuviéramos que elegir alguna de ellas por su originalidad y misterio, sin duda alguna, tendríamos que hablar de las Tigresas Blancas. Las Tigresas Blancas son una sociedad taoísta formada, exclusivamente, por mujeres cuyo único objetivo es conservar su juventud y conseguir la iluminación a través del sexo, ya que según ellas creen, la energía sexual es la energía más poderosa que tiene el ser humano.

Existe una serie de fases y un protocolo para pertenecer a las Tigresas Blancas y su principal práctica sexual es la felación. Intentan hacer el mayor número de felaciones posibles porque, de esta manera, se absorbe fácilmente la energía sexual masculina. Su nombre hace referencia al tigre, símbolo de la mujer.

Se cree que las Tigresas Blancas tienen su origen en la época del Emperador Amarillo (2.500 a.c.) en China. El único documento real sobre esta sociedad lo constituye el libro enseñanzas sexuales de la tigresa blanca. El autor pudo introducirse en este mundo gracias a que alguien le puso en contacto con Madame Lin, la matriarca de un distinguido linaje de tigresas blancas, quien le contó los métodos que utilizan estas mujeres para conseguir sus fines. Las conversaciones tuvieron lugar en el año 1986 en Taipei y, según cuenta, todavía existían grupos en Taiwan, Japón y EEUU, entre otros países.

Para poder convertirse en trigresas blancas, las mujeres requieren de un total de nueve años, divididos en periodos de tres años cada uno. En el primer periodo, llamado restauración, las mujeres intentan retrasar el envejecimiento y, al mismo tiempo, intentan tener el mayor número de contactos sexuales posibles para practicar múltiples felaciones y aprovechar los beneficios de esta energía sexual. Los otros dos periodos son el de conservación, donde se dedican a acumular energía vital y, finalmente, el periodo de refinamiento, donde se dedicarán a refinar el shen, es decir su espíritu y su conciencia.

Las tigresas blancas son seres solitarios que no tienen parejas estables. Tiene amantes con los que se ve únicamente para practicar sexo y se les llama dragones verdes.