gay

Es fácil que, en alguno de los círculos dónde nos relacionamos, todos conozcamos alguna persona que es gay. Y, poco a poco, la sociedad va avanzando con respecto a la aceptación de esta forma de sexualidad, aunque siga habiendo países donde sigan sin respetarla. El amor no tiene color, ni raza, ni sexo, y debemos comprender que es tan normal que dos chicos se atraigan sexualmente, como dos mujeres, exactamente igual que un chico y una chica. Los medios de comunicación están contribuyendo a dar mayor relieve a una cosa tan normal como el amor entre personas del mismo sexo.

Aunque pensemos lo contrario, las prácticas sexuales homosexuales no se diferencian mucho de las prácticas sexuales heterosexuales. No podía ser de otra manera. Puesto que la penetración no es lo más importante en la relación, el sexo gay da más importancia a la estimulación mutua mediante caricias. Debido al conocimiento del cuerpo de la pareja y de las zonas erógenas de los hombres, las caricias pueden alcanzar una sensualidad de más intensidad que en una pareja de heterosexuales.

La felación se convierte en uno de los preliminares favoritos en el sexo gay. De hecho, el sexo oral resulta tan habitual en una pareja gay como pudiera resultarla entre heterosexuales. Los pezones, testículos o ingles son zonas muy estimulantes para las parejas gays, de la misma manera que lo son para cualquier otro tipo de sexualidad.

El sexo anal se convierte para el sexo gay en el coito vaginal de las relaciones heterosexuales. Se debe introducir el pene después de haber dilatado de forma correcta el ano, que es un conducto bastante estrecho. La manera de conseguir esta dilatación es bastante fácil, mediante saliva o lubricantes íntimos. Una alta excitación también contribuye a que la zona se dilate de una forma natural.

Una vez que el ano se ha dilatado, la penetración se puede realizar de diferentes maneras. Da igual el tamaño o la forma que tenga el pene, hay anos que se dilatan más fácilmente que otros, por lo que lo importante es probar qué es lo que produce más placer en cada chico. Lo realmente importante es que la pareja gay se encuentre a gusto y disfrute de la penetración.