cibersexo

La vida en pareja no es nada fácil y más aún cuando entre los dos existen muchos kilómetros de por medio. Extrañar a esa persona en tales circunstancias es inevitable y el sexo también es algo que se echa mucho de menos. Aunque el sexo no es el motor de la relación, sí que es una de las partes más importantes y que más llegamos a necesitar. Por eso puedes utilizar el cibersexo para amenizar esos momentos de sequía. Las nuevas tecnologías han ido avanzando y dejando atrás cosas como el sexting y lo han hecho evolucionar. Por medio de los ordenadores, ayudados de juguetes sexuales de todo tipo y con las diversas aplicaciones móviles es posible vivir el sexo de una manera diferente. Pero tienes que tener muchos factores en cuanta a la hora de practicar cibersexo.

El elemento indispensable para mantener una relación sexual a larga distancia es el ordenador. Una vez que estás conectado con tu pareja, tanto de manera sonara como visual, lo más importante es actuar con total naturalidad. En el cibersexo lo más importante es sentirnos cómodos y no forzar la situación, de esta manera nuestra pareja recibirá esa sensación de comodidad nuestra y estará mucho mejor.

Comienza tu sesión de cibersexo como si tu pareja estuviera al lado tuyo. Sólo tienes que pensar qué cosas harías si estuviera a tu lado físicamente. Para iniciar la sesión es una buena idea que te vayas quitando la ropa lentamente delante de la pantalla. Atrévete y realiza un striptease super sexual para tu pareja, así se irá calentando la situación.

Como no podemos demostrarle a nuestra pareja todo lo que nos gustaría hacer con ella físicamente, es importante que le describamos todo esto con palabras. El cibersexo se basa en eso. Pídele que te explique con absoluto detalle qué partes de tu cuerpo le gustaría besar, dónde te tocaría o de qué manera y dónde lo haría. Es el momento perfecto para dejar volar la imaginación y recurrir a cualquier fantasía erótica que tengas en la mente y proponerla hacer. Pare ello, puedes utilizar cualquier juguete sexual que tengas a mano.